domingo, 21 de octubre de 2007

Historia de una colgada

Mucha gente me ha preguntado por el futuro de mi columna en El Colombiano y creo necesario contar lo que pasó. Mi columna sobre la diligencia penal a la que me convocó Luis Pérez llegó un poco tarde el jueves 27 de septiembre para la publicación el viernes 28. Terminé mis alegatos ese mismo jueves a las tres de la tarde y tuve apenas dos horas y media para contar mi visita a los despachos del edifico Veracruz. Desde ese mismo jueves el jefe de las páginas de opinión me dijo que la columna no saldría al día siguiente, estaba fuera de límite de clasificación, como en el ciclismo, pero me aseguró que le buscaría espacio para el sábado o el domingo. Al fin la columna nunca apareció y Fernando Quijano, editor general, me citó para conversar sobre el asunto el martes siguiente. La petición era muy clara: releer la columna, intentar tocarla, bajarle el tono. El argumento era que la campaña estaba muy caldeada, que las voces habían subido el tono más de lo necesario y, que incluso, a otros columnistas se las había hecho la misma solicitud respecto a columnas que atacaban duro al candidato Alonso Salazar. Debo reconocer que se me ofrecieron varias opciones: podía escribir sobre otro asunto y hasta comentar lo sucedido señalando que El Colombiano no había publicado mi columna por algunas diferencias y que la versión completa se podía encontrar en mi blog.
Al salir del periódico no sabía muy bien qué pensar. Sólo tenía claro que no volvería a escribir esa columna. No por orgullo de redactor sino por físico cansancio. Volver a pensar en la escena judicial y contarla a media lengua, luego del impulso original, era imposible. Al llegar a la casa sentí que El Colombiano jugaba, por cálculos económicos o políticos, con la contraparte, que cuidaba más la sensibilidad de un candidato que el derecho a opinar de un columnista al que se intentaba acallar por la vía judicial. Como le dije a Quijano sentí que había perdido la batalla por fuera de los argumentos y que había una absoluta falta de respaldo de parte del periódico.
Hace poco, en una conversación telefónica, Héctor Abad me recordó lo sucedido en la anterior campaña a la alcaldía de Medellín. Una columna suya y otra de Alberto Aguirre fueron engavetadas con un argumento exactamente igual al que se me dio como justificación para guardar la historia en la fiscalía: campaña muy caldeada, necesidad del periódico de no entrar en descalificaciones personales, tono desmesurado. En esa ocasión se les dijo a los columnistas que el periódico había decidido cerrar el tema candidatos en sus páginas editoriales.El domingo siguiente el editorial de El Colombiano recomendaba a Sergio Naranjo como la mejor opción a la alcaldía por ser un candidato con experiencia en el manejo de la ciudad.
Esa historia repetida me hace pensar que El Colombiano mira las elecciones con temor de contratista, con lealtad partidista, con oídos a muchas voces antes que a una firme conciencia periodística que le permita tomar los riesgos necesarios y suficientes para una empresa de su tamaño. Pocos periódicos pueden lograr el nivel de poder económico y periodístico de El Colombiano y semejante activo se debe gastar con valor, con insolencia frente al poder intimidatorio de los políticos. Hace poco la campaña de uno de los candidatos repartió pasquines en los que abogaba por renovar la implantación de la vieja costumbre de colgar a los calumniadores de la lengua. O sea a los opositores. En sentido figurado El Colombiano terminó por darle la razón al candidato inquisidor. Así que no he perdido los ánimos para pergeñar mi cuartilla y media de los jueves, pero sí para enviarla al periódico al final de la tarde.

18 comentarios:

tomasfcc dijo...

y vean mas pataletas de lupe

Demandas y más demandas
Categoría: Notas DBF — admin @ 11:52 am

H AbadLuis Pérez ha tenido una semana de perros por cuenta de los medios de comunicación. La jornada más dura se la ha hecho pasar el columnista de la revista Semana, Héctor Abad, con un artículo demoledor que ha llevado al ex alcalde a demandar al escritor ante la Fiscalía por injuria y calumnia.

La columna de Abad es el correo más popular por estos ías en Medellín y deambula de email en email en una perfecta estrategia viral sin precedentes. Con Abad en los juzgados, Pérez completa una serie de dos demandas en dos meses, la primera fue en contra del columnista Pascual Gaviria, a quien acusó también por injuria y calumnia.

Para nadie es un secreto que esta semana será crucial para la construcción del voto de opinión que determinará buena parte de las elecciones del próximo domingo.

tomado de "de buena fuente" de el colombiano

22 de octubre de 2007 11:24

Sergio Alejandro Henao dijo...

Pascual,

Es una situacion deprimente la del colombiano. Espitaleta creo que tambien salio de alla por una diferencia de opinion, es decir, por no pensar como lo exigia la pluma editorial. Bueno, al fin y al cabo ese periodico, como te decia antes, no es mas que un panfleto. Util para que las mamas recojan las basuras y limpien las ventanas.

tomasfcc dijo...

http://www.elcolombiano.com/blogs/debuenafuente/?p=494

tomasfcc dijo...

un grupo de apoyo a los periodistas acusados injustamente por lupe
http://www.facebook.com/group.php?gid=6957986338

flaca y malvada dijo...

Pascuis, te oí muy orondo soltando tus arcaísmos en Caracol. Divino. Eso sí, me extrañó la hora... Estoy preocupada. Tú, vampiresco poeta... ¿Cómo vas a hacer para madrugar en adelante a airear tus libelos? ¿Vas a seguir derecho?

Sergio dijo...

Pascual:

Me tomo la libertad de recordarle que el Colombiano es un periódico de extracción conservadora y que uno de sus dueños fué alcalde de Medellín y digamos que no muy bueno. Es triste pensar que los medios anteponen su ética a la pauta y los contratos pero me parece más triste que la gente que no tiene internet no tenga como leer tu columna.
Ánimo Pascual

Pascual Gaviria dijo...

Mi querida flaca ya te extrañaba. Te respondí acerca del asunto de las catedrales y no dejiste ni mu. Sobre las bajas horas de la madrugada en la radio -para seguir con los arcaísmos- te cuento que tienes toda la razón. Seré un columnista sonámbulo, así que me perdonas si babeo un poco. Un beso, Pascual.

mia dijo...

Pascual, no sé si esta pagina que te envío sirve de algo, o no sé si la conozcas, es la página de Lupe para alcaldía. http://www.todosconluisperez.com/
ahí dice en su hoja de vida que hizo estudios de doctorado, es decir, ya oculto su patraña. buscando, buscando, puedes encontrarte con más mentirillas o mentirotas que solo vos sos capaz de ver. te felicito porque no te han podido callar, te escuché en Caracol.

flaca y malvada dijo...

Estaba perdida porque te hice caso y me fui de retiro espiritual. Pero hay manchas pecaminosas que ni un año en Los Pomos puede quitar. Muy interesante lo de la catedral de pablito. Lo dicho: El blog del gordo te enseña, el blog del gordo entretiene y yo te digo contenta, hasta la demanda por calumnia que viene.

juanmosquera dijo...

pasarán, pasaremos, los ojos por aquí en procura de encontrar el eco de tu impulso de los jueves... así ese dia sea cualquier dia a la hora de publicar en este blog tuyo que no te paga pero no paga mal

JuanDavidVelez dijo...

Oi Pascual,

¿Que es lo del programa de radio?

Gracias

Jara dijo...

Los periódicos por lo general tienen definida una orientación política. Afortunadamente, los blogs no. Asi que Pascual, por mi parte difundiré bastante esta url, para que aquellos que no te encuentran en dicho periódico, lo hagan acá.

Sergio Alejandro Henao dijo...

Pascual... ¿estas en radio?

Pascual Gaviria dijo...

Lo del radio es un ofrecimiento que me hizo Gustavo Gómez de Caracol para hacer una columna en su programa de 10 A.M. a 12 Meridiano. Desde el miércoles hasta el sábado será una diaria y luego de elecciones será una semanal.

gloria perez dijo...

gracias "blog" por los favores recibidos y hasta que llegue la censura disfrazada de virus, podremos expresarnos.
Pascual por favor me dices el dial de caracol para mitigar esta angustia hasta el domingo.

Sergio Alejandro Henao dijo...

Pascual..

Que canson me vuelvo...

¿Vas a estar de 10 a 12 al aire? ¿o a que horas hablas vos exactamente?

me uno a gloria en su pregunta ¿cual es el dial? (fm o am?)

Gracias y disculpa la preguntadera.

Pascual Gaviria dijo...

Gloria y Sergio lo del caracol es simplemente una columna, un minuto y medio de cháchara. Es caracol básica 7.50 A.M. Las columnas normalmente pasan a las 1o:30 y a las 11:30. Mañana descansará L.P. Por necesidades de salud mental del autor de estas notas.

FRANCO dijo...

Lástima por el periodismo nacional, estimado Pascual. Intereses, intereses y más intereses. Yo, que apenas llevo un par de añitos ejerciendo, ya me estoy como hastiando. ¿Será grave, eso? En todo caso, actitudes como la suya y la de Héctor Abad, que no bajan la guardia ni con demanditas de político, me devuelven la fe en esta vaina. Va y viene. Qué le hacemos.