viernes, 18 de abril de 2008

Lección italiana




Italia es un bonito ejemplo para el pesimismo político, para la desconfianza en las reformas electorales que cada tanto se emprenden impulsadas por la indignación de los votantes y el fingido remordimiento de los políticos. Hace 15 años los italianos aprobaron mediante referendo una reforma electoral que buscaba entre otras cosas limpiar el parlamento. Un escandaloso proceso judicial en contra de los políticos, el sonado Mani Puliti, había puesto a 80 congresistas a responder frente a los jueces por corrupción y tratos con las mafias.
Era el momento para un cambió drástico, para un escarmiento que alentara nuevas acostumbres políticas. Los ciudadanos mediante presión del referendo, los medios, los rudos jueces milaneses que prometían castigo a los corruptos y los empresarios cansados del chantaje burocrático entonaron el himno de la reforma a un sistema obsoleto e ilegitimo. Y todo cambió para que todo siguiera igual. O un poco peor. Los partidos viejos se reacomodaron, los fallos condenatorios se cayeron en las segundas instancias, los políticos nuevos, surgidos como alternativa al desgastado sistema, se integraron y hasta superaron a sus maestros en aquello de las manos sucias. Silvio Berlusconi, disfrazado de dirigente moderno, de líder inédito de una nueva casta, impulsó las coartadas y las excusas para los políticos implicados en casos de corrupción. Bettino Craxi y Giulio Andreotti, ídolos caídos de la vieja política, fueron reivindicados por el nuevo soberano. Los castigos ejemplares que impuso el referendo ya eran, según el gobierno, la simple venganza de un “tiempo de lobos”. Habían pasado 10 años. Italia convirtió su sistema electoral en un acertijo con el fin de corregir a sus políticos, pero éstos descifraron el juego y terminaron corrigiendo el Estado según su gusto y su apetito.
Parece que la nueva era terminó en desastre. Algunas voces italianas con reputación en Europa comentan su presente con el tono de la ópera trágica. Umberto Eco añora a España y al viejo sistema: “Italia está en uno de los peores momentos de su historia, con una clase política vieja que no se renueva. Hubo un extraño equilibrio que duró 50 años entre la Democracia Cristiana y los partidos de izquierda. Ahora se ha roto. El 50% de los italianos vota a Berlusconi, que es un índice de una profunda inmadurez política…Berlusconi pudo llegar al Gobierno atacando a las fuerzas del orden, estimulando los instintos más bajos del italiano medio”. Pero los filósofos no sólo se dedican a los lamentos sino que predicen mayores desastres. Paolo Flores D’Arcais, creador de la revista MicroMega, ensayista de varios diarios europeos y experto en oscurantismos, hace sus apuestas luego del triunfo de Berlusconi: “… asistiremos a la putinización de Italia. Gobernará cinco años, cambiará la Constitución, pondrá a la justicia de su parte, y después se convertirá en presidente de la República, se dará más poderes, tendrá todos los medios a su disposición, los servicios secretos, la policía, los carabinieri. Destruirá la democracia parlamentaria para montar una democracia presidencialista. Italia será igual que la Rusia de Putin.” Y no es cosa de filósofos pesimistas. Oliverio Toscani, el famoso fotógrafo de los anuncios de Benetton, especie de sociólogo publicitario, también ubica a la política como principal culpable de la crisis Italiana: “El producto de peor calidad de Italia es la política. Los peores profesionales del país son los políticos. Los incapaces, o trabajan de burócratas o se hacen políticos o se convierten en managers. Por eso Italia está así… Hemos tocado fondo, y por suerte nos queda Europa, España, Zapatero…”
No se podrá decir que todo es culpa de las innovadoras ecuaciones electorales y del reformismo optimista, pero queda claro que la venganza por vía legal contra los políticos sólo sirve para un desahogo pasajero. Ojala todos nuestros reformistas desesperados, convocantes a constituyentes y nuevas elecciones, pregoneros indignados de un nuevo orden, miraran a Italia, vieran el llamado “farolillo rojo de Europa” que hace 15 años creyó sanarse con una ley y una purga, y perdieran algo de sus esperanzas y sus bríos. Al menos para evitar fatigas y desengaños.

11 comentarios:

JuanDavidVelez dijo...

Y se mamo Jose Obdulio porque me lo reganaron, me alegra mucho. Si ese man fuera berraco le diria a los gringos que si, que el como es un inepto y un burro que no tiene problemas morales descalifico esa marcha.

Despreciable, esa es la palabra que le cabe a ese man. Incluso es un modelo, un modelo de como no dirigir uno su vida. Y se me ocurre una oracion para todos los dias: Dios mio dame fuerzas para no ser como ese pedazo de idiota.

Oi Pascual, el otro dia consulte y me dijeron que si uno decia por ejemplo que Jose Obdulio es un malparido y un hijueputa no lo podian demandar, es eso cierto? (pero me dijeron que no podia decir que es un cacorro, porque si uno dice Jose Obdulio es un cacorro si lo pueden demandar).

Pasando a cosas mas amables ahi estan los artistas colombianos haciendo lo suyo, superlitio acaba de sacar una cancion muy bacana.

Juka dijo...

juandavidvelez: es que vos no te imaginas lo peligroso que es un comunista convertido, no se si leyo en la revista don juan una entrevista que le hicieron.

Maria Clara dijo...

Bueno, si desde el diseño insitucional no se puede componer el quehacer político (parece que ni aqui ni en ninguna otra parte), la discuión va seguir siendo sobre mentalidades????
Como entonces?

Rocío Arango Giraldo dijo...

¿Las reformas? Son como las brujas de que las hay las hay, pero en política (que es algo de hombres) es el colmo de la ingenuidad creer en que los moldes van a arreglar las cosas, son principios rectores desde lo constitucional pero no alcanzan a ser controladores ni de la incertidumbre ni de la acción humana.

Juka dijo...

Esto va para los analistas del conflicto colombiano que trabajan para caracol, rcn y la prensa escrita.




Hidden Hand of Pentagon
Helps Steer Military Analysts
By DAVID BARSTOW
The Pentagon has cultivated “military analysts” in a campaign to generate favorable news coverage of the Bush administration’s wartime performance.

Share your thoughts on this article and

eureka dijo...

Lo mas risible, creo yo, son los que salen a gritar y exigir una constituyente. Dan es risa y temor, porque de pronto les cogen la caña.

Pascual Gaviria dijo...

Pues la verdad el asunto colombiano siempre puede ser peor de lo que parece. Primero parecía que la crisis del Congreso prometía una constituyente o unas nuevas elecciones: oportunidades políticas para corregir la clase política. Es en esos casos en los que uno recuerda aquello de que la democracia es un abuso de la estadística. Sin embargo, ahora el asunto puede ser más grave. Un pulso entre la Corte Suprema y la Presidencia, donde la primera esgrime la superioridad moral y la segunda la superioridad electoral, su popularidad cercana al 80%. Será muy difícil que la Corte Suprema deje desinflar el escándalo de la parapolítica, sería reconocer su afán de revancha y sus motivaciones políticas. Así que puede terminar armando procesos cuestionables en lo jurídico pero sin una instancia judicial donde pudieran ser controvertidos. Son primera y única instancia en los procesos de los congresistas. Entonces El gobierno se dedicará a cuestionar a la Corte con argumentos políticos y tendremos a los tres poderes en el pantano. En una lucha en el barro. La silla vacía, el umbral y demás arandelas serán una anécdota en medio desbarajuste de acusaciones, versiones libres y testimonios no tan libres. Los paras podrán tener la última palabra.

Juka dijo...

Es muy importante recordar cuánto ha cambiado colombia desde el presidente alvaro uribe tomo el poder y cómo, casi siempre, no por las concesiones de líderes benevolentes sino gracias a las luchas populares profundamente comprometidas, que tardaron demasiado en producirse pero que finalmente fueron eficaces. Una de sus consecuencias es donde estamos ahora, los numeros no pueden confundir 80% de 40 millones de colombianos son 35 mllones y esa popularidad no cuadra con los 7 millones, la popularidad real es bien cuestionable desde el punto de vista matematico, ahora hay un reflejo condicionado todo gira en funcion de la seguridad democratica, (algo copiado de la seguridad nacional en usa) uribe esta enfrentando una guerra de “guante blanco”, sobornando a una población, y a un senado, y un congreso secundado por sus muchachos de itagui que ya parece no estan dispuesto a apoyarle, hoy Entre las elites colombianas existe también preocupación por el aumento de la conciencia política y social estimulada por el activismo de mucha gente buena, gran parte del cual se ha suscitado como reacción a los miserables crímenes en que han sacuddido a colombia durante decdas y que finalmente produjeron la indignación popular. Hemos sabido a través de todo este proceso de la parapolitica cada vez cosas que antes jamas pudieran imaginarse, se ha llegado a un callejon sin salida que va a “provocar una crisis interna de proporciones sin precedentes”, la corte suprema de hecho no se soporta, ni tiene por que hacerlo en lo morasl, sino el hacer cumplir la ley.

Juka dijo...

Que cesen las presiones uribistas contra la Corte Suprema de Justicia


Jorge Enrique Robledo
Lunes 21 de abril de 2008


Las nuevas agresiones del presidente Álvaro Uribe y su ministro Carlos Holguín contra la Corte Suprema de Justicia deben ser categóricamente rechazadas por los demócratas.

Porque rompen un pilar fundamental de la legalidad que establece la Constitución Política de Colombia: la separación de los poderes, la cual previene contra todo intento tiránico.

Porque mediante esas declaraciones injuriosas presidente y ministro pretenden paralizar la indispensable y valerosa acción de la Corte en contra del contubernio entre paramilitares y poderosos dirigentes del Estado, una de las más siniestras relaciones en la larga historia de la violencia nacional.

Porque es notorio que sus ataques tienen que ver con que más del 80 por ciento de los parapolíticos, los conocidos parauribistas, respaldaron la reelección de Álvaro Uribe en 2006, y con que los últimos incriminados, dado su alto nivel entre los partidarios del Presidente, ponen en cuestión todavía más al jefe del Estado.

La hora es de rodear a la Corte Suprema de Justicia; de dejarla actuar libre de poderosas presiones; de impedir que con artificiosas disquisiciones sobre la objetividad se imponga la impunidad; de no dejar que con falsos alegatos en pro de las instituciones se rompa la institucionalidad de la rama judicial y de la separación de los poderes. La hora es de impedir que Álvaro Uribe Vélez dé otro funesto paso en pos de su tiranía.

Bogotá, 21 de abril de 2008.

Juka dijo...

En un Estado Social de Derecho como el colombiano, fundado en el principio de separación de poderes y la plena vigencia de los derechos fundamentales -dijeron los magistrados- la administración de justicia actúa con fundamento en el derecho preestablecido, aplicado con criterios de objetividad. Las reglas de juego en las que se funda la competencia, la investigación y las sanciones no deben ser modificadas obedeciendo a criterios coyunturales, ni depender de los sujetos a quienes se les aplica".

Juan David Escobar dijo...

Ayer veia a un congresista hablar, estaban dizque en el control politico que cito el polo a proposito del video de Yidis Medina y las truculentas historias delicuenciales entre estado y parlamento.
Estaba hablando uno de esos parapoliticos. Estaba indignado porque lo llaman: Pillo! Paraco! Narcotraficante! Matón! se indigna mucho el hp ese, que no sé ni quiero saber cómo se llama. Que la gente le dice que no hable, que no diga nada que luego eso puede ser usado en su contra. Y claro, seguro el congresista éste es para-politico, y que despues no le va a dar pena que le digan que estaba siendo mentiroso y un matón. Desde hace tiempo en este país la unica justicia es la fiscal.
Todos sacan sus cartones, sus 20 años de carrera (ladrones!), su poderío en las regiones, su familia, sus estudios. Pero que si tiene algo contra él, que lo denuncien!
Aquí nadie responde ni es un ciudadano responsable. En Colombia como no se tiene memoria, ellos (todos los pillos de este país) se la juegan a que nadie se va a sacar el video, que en colombia es mala hasta para protegerse asi misma. Pero, como lo cuentas Pascual, hasta pueden resultar diciendo un día de estos algún para-poli sale diciendo: "es que eso es normal en la Política. Vea el ejemplo de Italia.."
Saludos