lunes, 20 de abril de 2009

Postal del Atanasio



Las gafas de El Ciego son solo una especie de máscara para tapar sus ojos hundidos, velados poco a poco por las cataratas. Los culos de botella intentan demostrar que todavía cruza alguna sombra por delante de su refrigerador en los alrededores de la Marte 1. No es sano exhibir la ceguera absoluta en medio del revoloteo de gorriones de sacol y otras aves mayores en la rapiña del rebusque. Así que Justino debe seguir alardeando de su reino de tuerto. Aunque a simple vista no reconozca un Águila de una Pilsen ni el perfil de Gaitán del de Santander. Su viejo trabajo de arenero en La Iguaná no deja muchas posibilidades para que el tacto reemplace las mentiras de los ojos.
Justino lleva 30 años en las afueras del estadio. Antes fue la pala en las orillas de la quebrada, luego la fiesta en una tienda bailable en La Iguaná y más tarde una excursión de rebusque a Venezuela. De sus tiempos de tendero le quedó su experiencia y su pinta de juez de boxeo, experto en separar peleas de borrachos, y su oído de salsero. A finales de los setenta volvió a Medellín y siguió el ejemplo de muchos de sus vecinos: una caneca con hielo y cerveza camino al Atanasio y a rezar para que la chispa pegue duro.
Justino es el más serio de todos sus compañeros de plante. No vende trompa de marrano a punta de trovas, no tiene las sobrinas champeteras de sus vecinas de barrio y de puesto, no se dedica a feriar guaro con la voz y los chistes de la Nena Jiménez como la experta cantinera de la esquina. El hombre se para frente al refrigerador, sin espabilar, con un puchero eterno, y cada cinco minutos suelta su sencillo grito cervecero. Por costumbre.
La estampa clásica del hombre con delantal que mira el desfile de hinchas mientras ofrece sus mesas de lata desaparece al momento de pedir una cerveza. Entra en acción la más inquietante de las parejas del vecindario. El volumen de Latinastereo ayuda a la sordera de El Ciego. Sin mover la cabeza el hombre intuye el pedido y se clava en el refrigerador. Saca una cerveza al azar y con un gruñido pregunta por la identidad de la botella. Entonces aparece su hombre de confianza, lo saca de la duda con otro grito y le recibe el pedido para complacer a los clientes. Se confirma que El Ciego no ha podido darle un vistazo a su ayudante. Intentaré un retrato hablado: garras largas y encorvadas que reventarían cualquier cortaúñas taiwanés, chaqueta de cuero robada el fin de semana anterior, seriedad autista combinada con sonrisa de dientes montados sobre los dientes torcidos y un motilado a mordiscos propio de alguna inspección. Cuando no hay trabajo de identificación de botellas o billetes la pareja se desintegra. El lazarillo se sienta atrás de su jefe y solo queda el tambor de Latina. Un día me dio por preguntarle a Justino por la relación con su ayudante. Comencé por una pregunta sencilla:
-Cómo se llama el hombre que te ayuda.
- Qué.
-Cómo se llama el hombre que te ayuda aquí.
- Eyy, qué cómo se llama usted.
-Néstor.
Así de extraña es la confianza. No lo ve, no sabe cómo se llama y le entrega el manejo de su caja mayor, la nevera de Pilsen, y de su caja menor, el bolsillo izquierdo. Luego de tres paradas donde el ciego entendí que Néstor no es un lazarillo entrenado sino un perro de aviso, una advertencia.

22 comentarios:

Pascual Gaviria dijo...

Quienes quieran ver algunas opiniones sobre el lote de Tom y Jerry pueden ver los últimos comentarios de la entrada anterior.

Pascual Gaviria dijo...

Van unas declaraciones de Alfonso López sobre el tema de la guerra contra las drogas. Las dio a sus 88 años.

" Está demostrado hasta la saciedad que el problema del narcotráfico no tiene solución distinta: o se legaliza o nos lleva el diablo. La rentabilidad del negocio obedece a que se trata de una actividad prohibida, y el día que se despenalice y haya mercado libre de droga, el precio se viene al suelo.

Yo creo que los propios Estados Unidos están abriendo el camino. Hay que ver cómo en cada elección aumentan los condados donde se aprueba el cultivo legal de marihuana, y cada vez hay más países que piensan que la criminalización de la droga no sirve sino para aumentar su precio.

Ahora bien: hay muchos intereses contrarios a la legalización, comenzando por los propios carteles de la droga. Es la amenaza más grande que se cierne sobre su negocio. No sé en qué forma se hará, si será despenalización gradual o qué, pero creo que en pocos años veremos la regulación de la droga por una vía distinta de la represión."

Camilo Jiménez dijo...

Bonita nota. Los alrededores del Atanasio proveen más entretenimientos que sus interiores. Sin duda.

Y respecto al comentario anterior sobre legalización (que no entendí muy bien a qué está acá), creo que sí, que paulatinamente el mundo va hacia un uso regulado de las drogas. Colombia ya dio un pasito muy chiquito significativo con la despenalización de la dosis personal. Y el presidentico que tenemos todavía jodiendo para que la vuelvan a penalizar... es que... es que... mejor paro acá.

Pascual Gaviria dijo...

Camilo el comentario sobre legalización lo pegué por que el tema se ha tratado largo por aquí en los últimos meses y me pareció interesante la opinión de Alfonso López M. que me encontré por ahí refundida. Y sí, no hay duda, la dupla de El Ciego y Nestor es mejor que todas las que ha intentado Nacional en el frente de ataque. Este año los ágiles verdes no han marcado en el Atanasio. El medallo por lo menos tiene a Jackson, y con Jackson lesionado juntó a Cabrera y a Arias y entre los dos logran tapar el hueco que dejó el negro.

José M. dijo...

¡Uy Pascual! Yo creo que mejor seguís haciendo esas prosas tan bonitas como la del tuertocasiciego y su pícaro ayudante. Los equipitos de Medellín nos están cobrando por ventanilla la credulidad con que hemos sido hinchas en las buenas y las malas.
Volviendo sobre el problema de la droga también podemos recordar cuando el Señor del Elefante a la espalda era presidente de ANIF por allá en los 70s que casi lo fusilan por sugerir su legalización.
Lo de Tom y Jerry da para un novelón que ni Coronell se lo imaginó. Yo estoy de acuerdo con los que opinan que nadie en sana lógica rehuiría a un negociazo de esos, así sea hijo del mismísimo Ubérrimo. Lo otro es que Coronell es sesgado a morir y nunca dijo que ellos eran socios minoritarios del paquete.
JM.

Pascual Gaviria dijo...

Con el perdón de quienes comentaron en la entrada anterior sobre el lote de Tom y Jerry me atrevo a pegar de nuevo mi opinión sobre el tema. Para no repetir el parlamento.

Va mi opinión sobre los negocios de Tom y Jerry. La verdad no creo que sea simple gana de joder de Coronell. Los hijos del presidente son unos competidores con ventajas "comerciales" incalculables. Digamos que tienen un good will que envidiaría cualquiera. En sus negocios con los privados esa es una ventaja sobre la que es difícil discutir. Es imposible erradicar la lambonería y mucha gente quiere tener negocios con los hijos del presidente, una manera de estar bien referenciado en Palacio. Por eso Bavaria les vende un lote a precio interesante, Coca-Cola les entrega el manejo de residuos y etcétera.
Aquí va una de esas historias

Pero cuando el asunto implica la intervención del Estado, y sobre todo del Estado central, las cosas son más complicadas. Cuando los ministros toman decisiones que benefician las inversiones y las empresas de los hijos del presidente el asunto pasa la línea de la indelicadeza para rayar con la desvergüenza. No habló de tráfico de influencias porque no he mirado el tipo penal.
En el caso concreto los Uribitos quieren hacer aparecer la decisión de crear una zona franca como un asunto de simple procedimiento, una sencilla autorización notarial que certifica unos requisitos. Ellos comparan la decisión con la entrega de una licencia ambiental. Sin embargo creo que el tema de las zonas francas tiene que ver con una política de gobierno, con decisiones estratégicas, con rumbos económicos que involucran a varios ministros y a la Dirección de Planeación Nacional. No se trata de un trámite sino de una política y una decisión de gobierno que implica exenciones tributarias y ventajas comerciales. La participación de los hijos del presidente en empresas que tramitan semejantes beneficios es muy difícil de defender.
Esta mañana oí al ministro de comercio exterior con una gagueadera terrible al momento de explicar si sabía o no que los "jóvenes artesanos" estaban en el negocio. Bien tejido, sin duda. El ministro patinó y patinó para ser capaz de explicar que sí se revisa a quién se le concede una zona franca pero que en este caso no sabía. Como si los apellidos Uribe Moreno no tuvieran luz propia.
Son graciosos los empresarios Uribe -Negociantes me gusta más- que hace años se mostraban como humildes vendedores de hilo entorchado, hippies casi, y ahora hablan de un patrimonio de millones de dólares. Salvarte era una especie de fachada de humildad mientras se dedicaban a tapar sus grandes negocios con el sombrero vueltiao.

JuanDavidVelez dijo...

Al atanasio he entrado si mucho diez veces. Asisti a 8 partidos del competitivo torneo de 1982, donde la campaña de Nacional no fue la mejor. Fui tambien a un partido Antioquia-Valle, donde un habil jugador de tez moreno deslumbraba a todos por la punta derecha, era el "Niche" Guerrero, por eso me siento un poco como su descubridor. Y finalmente fui a un Nacional America en 1990 porque a mi hermana le regalaron las boletas.

A la unidad deportiva tampoco he vuelto desde hace por ahi 15 años. Pero hubo un tiempo en que iba a la unidad deportiva, recuerdo un murito al lado del Yesid Santos, ese murito le parecia muy romantico a una parejita, me imagino que el administrador de la unidad hizo tumbar ese murito para dañarle el parche a ese par, yo se que asi son los administradores de unidades deportivas.

loperaja dijo...

Eso pascual!! buen cepillo el que te dio Iván Mejía ahora en el pulso, con segundo apellido y todo, buena esa.

Pedro dijo...

Hmm hace mucho que no voy, creoq ue no voy desde el último partido de la libertadores contra Fluminense cuando Arrué por fin metió gol JAJ!

Y estoy deacuerdo, desde hace rato las afueras del estadio traen más recuerdos que el partido de turno.

Hilario dijo...

Yo voy cada domingo de sol a la ciclovia del Atanasio y a broncearme las piernas para mis prsentaciones poeticas - musicales. Pascual sabe, ya que vio un show en El Guanabano.
Luego llamo a un amigo de por ahi cerquita, y vemos los ultimos cortometrajes paisas.
No hay nada como un domingo medallero y de verano por las tardes.
A futbool no voy desde esa noche en que El poderoso le ganó al Boca.
Me gustan las declaraciones de Alfonso Lopez.
Y me caen gordos los ricos avaros.

José M. dijo...

Si fueran cualquier otros hijos de ...familia , con toda seguridad ni Coronell se habría dado cuenta del negociazo. Pero claro; al ser hijos de quien son dar semejante papayazo lo aprovecha para sacar partido hasta el más malito de los periodistas. Los escuché en la W y pusieron a Félix contra las cuerdas y eso ya es decir algo.
Todo el pecado DE "Mis hijitos", por más argumentos, códigos y leyes que se invoquen, se reduce a ser hijos del Presidente.
José M.

Aristarco dijo...

José, son hijitos del emperador Carlos VI, e ahí el detalle, cuando ya no existen, e ahí lo absurdo. Estamos otra vez en la guerras carlistas.

Aristarco dijo...

Las guerras carlistas. Los remito a Diana Uribe.

Pascual Gaviria dijo...

Jose M, creo que intentás un doble salto mortal con tu defensa de los Uribitos. Ahora resulta que los jóvenes negociantes no obtienen beneficios sino obstáculos por su parentesco con el Presidente. Les quedamos debiendo como quien dice. Están en la lista de perseguidos políticos y las víctimas de competencia desleal: los empresarios les huyen, las superintendencias los olisquean por todas partes, los funcionarios de tercera de los ministerios no les pasan al teléfono, el alcalde de Mosquera le incumple las citas y el DAS les graba las conversación con Body Channel. Pobres muchachos, no les cumplen sino el papá. Y la suerte.

MIDNIGHT MEETING dijo...

Los episodios con los uribitos es la demostración de que en Colombia añoramos una monarquía, un tipo de dinastía. Esos culicagados salen hasta en Fashion TV!!! Salen en las páginas sociales de las revistas vanguardistas, léase Gatopardo, Caras, etc. Sus matrimonios y relaciones son publicitadas en la sección de estupideces de los noticieros!!! Lo irónico es que las segundas y terceras generaciones son más mediocres que las primeras. Ejemplos sobran: Pastrana y su hijo Andrés, Lara Bonilla y su hijo (investigado por robarse las pensiones de Cajanal), Gaviria y su insignificante Simón, Rojas Pinilla y su nieto Samuelito...en fin, los ejemplos son numerosos.

Todo este problema me hace recordar un artículo de Carolina Sanin publicado en Semana en donde hablaba de la sapería. Estoy seguro que todos los funcionarios fueron laxos y negligentes ante la posibilidad de que ese par de pelaos compraran esos predios. Por eso las irregularidades. Ojalá fuera así de fácil para uno.

MIDNIGHT MEETING dijo...

Ahh, ahora que deprimente es ver a todo ese montón de neonatos llamados Tomás o Jerónimo. Son los nombres que la gente está llevando. Incluso mi novia me ha sugerido el segundo, a lo cual le respondo con un rotundo no.

MIDNIGHT MEETING dijo...

Por cierto, la última vez que fui al Atanasio fue en la final Nacional - Santa Fe. Luego vino el problema entre Chicho - Aristi - Santiago y empezó a consolidarse mi gusto por la premiere league. Nunca mas volví.

Pascual Gaviria dijo...

Un costeño dejó caer un comentario sabroso sobre los vendedores de artesanías:
"Esos pelaos son como el cilantro, no joda, aparecen en todos los caldos".

eureka dijo...

Bueno, preferìa el tema de la columna a las discuciones sobre los Uribe Moreno y eso que están en el mismo negocio del cuál me gano la vida, pero como escribió PAscual, es imposible erradicar la lambonería.

Sobre la columna la plaudo, a veces es bueno salirse de los considerados grandes temas nacionales y poner la lupa en la cotidianidad que pasa desapercibida.

F.

S E B A S T I A N G O M E Z dijo...

Uf!, que nota esa historia de Justino!
¿Nadie recuerda a Neftalí o a Morgan? Los legendarios vendedores de avena, salpicón y guanábana con ñapa. Se hacían en los parqueaderos del Estadio, frente al obelisco. Y famosos se volvieron porque le agregaban Ging Seng a las bebidas!

Pascual Gaviria dijo...

Noticia para ponerse a rezar Ya me imagino la cantidad de caricaturas con Uribe como alma en pena y político desalmado. Y sí, creo que su alma no deeja convencer. El tarjetón es la mayor de sus debilidades.

José M. dijo...

Ahora Pascual, voy a dar el mismo doble salto pero hacia atrás relacionado con la noticia del País de España.
Voté por Uribe y volví a votar para reelegirlo. Mal negocio la segunda. Ahora la tercera, ni de fundas. El Ubérrimo se nos está convirtiendo en Mesías indispensable(piensa él)y no comparto mesianismos ni pepitas de esas. No cumplió su objetivo inicial de acabar con las "far" por ponerse de "regalón" para hacerse reelegir y hasta ahí le llegó el cuento. No por eso dejo de reconocer y defender que ha sido lo mejorcito que nos ha pasado desde Carlos LLeras Restrepo o por lo menos el menos malo.
José M.