martes, 8 de diciembre de 2009

Retrato escrito




La peregrinación de cada comienzo de diciembre hasta la casa marcada con el número 45D-94 en el barrio Los Olivos, en Medellín, me obligó a abrir la novela Happy birthday, Capo. En últimas, el trabajo de un escritor es mejor alimento para la curiosidad que la cháchara del taxista que nos lleva hasta los bajos de la comuna 13 y nos señala una fachada. En el libro de José Libardo Porras están los últimos revoloteos de Pablo Escobar, una polilla que da tumbos entre remordimientos, paranoias, sueños y la tentación del teléfono. Son ocho largas horas en la compañía de Inés, la cocinera con todas las medallas a la lealtad, y Corozo, un lavaperros como cualquiera, con agallas y sin hígados, aburrido bajo las modorras de la marihuana y receloso de la figura derrumbada del Patrón.
Todo se ve deforme desde las ventanas de esa casa que aparenta normalidad. Como si sus habitantes solo pudieran ver a través de la mirilla de la puerta que amplia la realidad con su ojo de pescado. Pablo Escobar dedica buena parte de la mañana a vigilar a los recicladores de la esquina. Le parecen temibles y envía a Inés, su única posibilidad de agente encubierto, para que los indague. Ahora los albañiles que trabajan en la casa del lado están muy silenciosos. Por qué apagaron el radio, por qué ya no suenan Las mañanitas en versión de Javier Solís. “¿Albañiles?, dudó, ¿recicladores?, quién sabe”.
Las relaciones entre Corozo y el Capo se han ido enturbiando en medio de la decadencia y el tedio. Pablo se ha levantado primero que su guardaespaldas, ha descubierto el olor a marihuana debajo de su puerta, ha oído sus ronquidos: cómo se atrevía a dormir así en su presencia, sabiendo que él no podía conciliar el sueño y le pagaba millones para que velara a su lado. El Patrón sintió el piso sucio, andaba descalzo todo el día, y no pudo contener su rabia: “Póngase a barrer y a trapear, ¡güevón! Esta casa está muy sucia”. De ahí en adelante todo fue desconfianza entre el rey y su peón de brega. “Qué va, esta guerra no es mía”. Piensa Corozo y pone en la balanza los dos mil quinientos millones de recompensa. Qué habría hecho yo teniendo a la mano, a la distancia de una traición, dos mil quinientos millones de pesos, se pregunta Pablo Escobar mirando una vieja revista Fortuna de 1980 con un gracioso titular: “Rico McPablo”.
Los noticieros de televisión y los periódicos, antiguo vicio del Patrón, ahora están prohibidos. Los medios se pasaron mostrando el peregrinaje de indeseables de su esposa y sus hijos. Ahora no los quiere ver. Así que las mañanas de insomnio y las tardes de calor con las cortinas corridas pasan más lentas. Oyendo los ladridos de los perros, el silbido del sereno, los gritos de los voceadores: “La uva Chilena, a mil pesitos la libra, el que no la lleve es porque está pelao”. Un ejercito menor, las milicias del ELN, cobra la cuota de mantenimiento a todo el mundo en el barrio. Lo suyo es apenas un juego de pandillas, un murmullo que el avión de interceptaciones que sobrevuela la ciudad no podría detectar.
Inés prepara arroz con huevo y tajadas de plátano maduro. El olor logra que esa casa de desahuciados, con tres materas de anturios en la sala, colchonetas en las piezas y una cocina con cuatro platos Made in China, vuelva a tener un aire de familia. En sus últimos desesperos Pablo decide quemar los libros que han llenado sus hazañas de mentiras. Corozo ha logrado salvar No nacimos pa’ semilla y lee la historia ya sabida desentendido del mundo, con la Ingram en el suelo. Tocan la puerta y San Judas Tadeo nada puede hacer. Causas perdidas.

21 comentarios:

Pascual Gaviria dijo...

La columna era simplemente una reseña sobre la novela de J. L. Porras. Intentando hacer énfasis en el ambiente de la casa que se dibuja en las 240 páginas. Ya en el foro de El Espectador me regañan por intrascendente. Por no proponer una tesis, por no defender un punto de vista sino simplemente atreverme a contar la trama de una novela. Los lectores de columnas no soportan fácilmente una página que no tome partido por nada.
En todo caso a quienes puede interesar ahí les dejo otros datos domésticos de la última casa de Pablo según José Libardo Porras:

La mesa de noche del Patrón: "... la nueve milímetros que estaba en la mesa de noche junto a un rimero de libros con el diccionario de la Real Academia Española en la base y coronado por Salvatore Giuliano, El siciliano, de Mario Puzo.

El maneja de Corozo era más surtido:
"Cogió el pote de Arden for men y, sin soltar el arma, lo destapó, con las yemas de los índices y los medios se untó en las axilas y volvió a dejarlo en la cabecera, donde mantenía sus pertenencias: una billetera, un tarro de Mexsana, un cenicero al tope de colillas, unas monedas, una cajetilla de Marlboro, un envoltorio de marihuana, una bolsa con hojas de esa palma que se hace bendecir en Semana Santa, un mechero, una camisa con el cuello negro de grasa, un par de calzoncillos y un par de medias, las del día anterior, una fotografía de su madre en un portarretratos de cartón, un llavero con el escudo del Deportivo Independiente Medellín por una cara y la imagen de María Auxiliadora por la otra..."

Juka (version2.0) dijo...

Lo del Llavero del Medellin si debio haber sido alguno del gaula hincha del nacional que lo puso ahi de gusto...

JuanDavidVelez dijo...

La columna me pareció muy bacana, esa descripción de los cajones esta también muy buena.

Siempre es que hay mucho libro en este mundo.

Pascual Gaviria dijo...

Dosis mínima. Está todo consumido

Salacho dijo...

Y si alguien tiene en su jardín, plantas de todos los tipos y entre ellas una que otra cannabis... ¿Le fumigan la finca, se la expropian o se lo llevan preso?

Que pereza una sociedad cada vez más hipócrita.

Pascual Gaviria dijo...

Salancho el Código Penal habla de plantaciones mayores a 20 plantas.
Ahí va el artículo:


"ARTICULO 375. CONSERVACION O FINANCIACION DE PLANTACIONES. Penas aumentadas por el artículo 14 de la Ley 890 de 2004, a partir del 1o. de enero de 2005. El texto con las penas aumentadas es el siguiente: El que sin permiso de autoridad competente cultive, conserve o financie plantaciones de marihuana o cualquier otra planta de las que pueda producirse cocaína, morfina, heroína o cualquiera otra droga que produzca dependencia, o más de un (1) kilogramo de semillas de dichas plantas, incurrirá en prisión de noventa y seis (96) a doscientos dieciséis (216) meses y en multa de doscientos sesenta y seis punto sesenta y seis (266.66) a dos mil doscientos cincuenta (2.250) salarios mínimos legales mensuales vigentes.
Si la cantidad de plantas de que trata este Artículo excediere de veinte (20) sin sobrepasar la cantidad de cien (100), la pena será de sesenta y cuatro (64) a ciento ocho (108) meses de prisión y multa de trece punto treinta y tres (13.33) a setenta y cinco 75) salarios mínimos legales mensuales vigentes."

Juan Felipe Ángel dijo...

Si la mariguana es buena en algunos casos, sobre todo para los Terminales, la cocaina tambien para los que sufren de miedo, sobre todo las mujeres.La menstruacion, for example.
No es absurdo prohibir una hierba que es buena para unos?
Ah, la bareta es buena para los retardados mentales, y los sicoanalistas de los años setenta la experimentaban, y daba resultados esplendisos. Conozco a dos que ahora son genios.

Mauro Vélez dijo...

"No es absurdo prohibir una hierba que es buena para unos?"
E ahi la clave liberadora que no ven los absurdos colineros del congreso.
Deberian de prohibir todo lo convencional, como el consumir en demasiado cosmeticos, huevos al desayuno, pan con mantequilla. Ah bueno ya lo han hecho en Cuba, y se han pasado lo cognitivo por el chaleco, los muy mamertos. Pero es que godos (conservadores y liberales) y mamertos (izquierda partidista y socarrona)se dan la mano, siempre y cuando tengan de la misma tajada del billete.

Juka (version2.0) dijo...

Esto es lo que se vera el 20 DIC en el atanacio Girardot, el titular se puede modificar en Wikipedia, cambiar Nacional por El Podorosos Rojo , y Apertura por el Finalizacion, pero los colores de la camisa son lso mismos. es importante aclarar que para ver este articulo se le recomienda a los hinchas del Nacional estar acompanados de un adulto .


Nacional con la camiseta que debe ser

Adriana Mora dijo...

Muy buena tu posición Mauro. Te leí en otro blog en donde compartías con Fernando Vallejo. Excelentes tus opiniones entre el absurdo y la conciencia reparadora de cada ser en su inmadurez.
Tienes razón, aquí en Colombia no sabemos que es ser mamerto, y le decimos mamerto a cualquiera. Tengo entendido que son mamertos los stalinistas, y los seguidores de Castro, que nunca han dejado hacer nada en Colombia porque todo lo ven pequeño burgués, descartándose ellos aunque vivan como burgueses en apartamentos de 5 estrellas. Todos buscamos la felicidad el confort, así que dejemos de ser así. Charro suena esto, pero es tan fácil con buenos criticos como tú, cambiar el carácter mamerto, si es que lo hay.
Ahora si nos llegó la pálida con esto de penar la dosis personal. Al menos yo la puedo fumar por mi dolor de espalda producto de un disparo que recibí, y solo la bareta me da calma a este conflicto interno.
Juka se parece a esos que le dan vacaciones a las ideas por la estupidez del futbool, digo estupidez por esas barras asesinas que despertaron en Barranquilla, y que lo harán nuevamente según el curso del campeonato. Ojo, ser reacio en estos momentos es causa de que nos monten un mico más.
La derecha le gana a la izquierda porque no descansan como los inquisidores.

Pascual Gaviria dijo...

¿ es usted mamerto?

Hilario dijo...

Prefiero ser conservador (a), no godo, a Mamerto.
"Yo era antes asi"... Es una de las pautas para alistarse al mamertismo.
Haré (Hare Hare)el test Pascual.

Adriana Mora dijo...

Espero no dañarles a los hinchas FURI-BUNDOS del DIM su brillante campeonato, por estas cositas de MAMERTOS Y DE DOSIS PERSONAL. Cuestión de vida y de actitud.
Viva el DIM con leonel Alvarez!!!!

Gabriel del Casal dijo...

Definitivamente No nacimos pa semilla, es un titulo clave dentro de este mundo enrevesado que vivimos con los Narcos y Pablo a la cabeza, en aquellos anos ochenta, y vcinieron otros titulos como el peladito... En fin, titulos bobos en poesia sobre todo, Victor Gaviria y otros, y asi la pasamos facilmente con impotencoia.
Pero La literatura de Porras ascendia en nuestras lecturas, con su ironia y desparpajo, convirtiendose en una cronista de la ciudad, dejando atras academicos como J. J. Hoyos y otros que saborearon el triunfo junto a Pablo y que ahora viven de la morriña literaria.
Porras tiene una obra publicada e inedita que todavia no llega a la gente conmo los liritos de Salazar que se vendian en las esquinAS DONDE HOY SE VENDEN LOS PIRATIADOS CON ALGUNas hojas de menos, precisamente las que queremos leer.

Gabriel del Casal dijo...

Mamerto es el que estando afiliado a un partido de la izquierda no hace nada hasta tanto no se haga una revolucion, cosa casi imposible a nivel de Colombia, porque no son autoctonas estando viviendo en una selva, esperandoo que lenin les haga el milagro en el 2009.
No suena charro todo esto?

Fresco dijo...

¿Cuál es el debate, el mamertismo, lo que no camina ni con la dosis personal?

Andrés Felipe Succar dijo...

lo mejor del test es la pregunta de si uno "es" Alfredo Molano. La del nombre del papá en un frente guerrillero también esta buena!

Mauro Vélez dijo...

El liberalismo segun Samper debe tornar hacia la izquierda; e ahi una variante mas del mamertismo, porque si no funcionan como disidencia siendo liberales porque se encuentran en los banquetes y se dan el abrazo judaico, para seguir siendo lo que son EL PODWER. Si el mamertismo tiene poder, y es poco lo que hacern por sus falsas consignas, que ya no el socialismo. Si Dios ha muerto segun Nietzsche, el socialismo esta mas enterrado que una guaca.
SE NECESITA SER RADICAL COGNITIVO Y TOREARLE AL MAMERTISMO PARA QUE HAGA UNA BUENA CHICUELINA. JE JE

Mauro Vélez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mauro Vélez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mauro Vélez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.