martes, 15 de mayo de 2018

Celebrar los males





Durante un tiempo se estancan un poco las ansias de señalamiento, la adrenalina que generan los desastres ajenos, la necesidad de dar algunas lecciones y mostrar inteligencia y sensibilidad. Pero cuando se rompe la presa viene el furor: algo de rabia, mucha energía en la destrucción, todo el oportunismo y la felicidad de nadar sobre la espuma de los acontecimientos. Los recientes problemas en HidroItuango y la creciente del sábado pasado que afectó a las comunidades de Puerto Valdivia, han demostrado una sorprendente fascinación frente a los infortunios de una obra pública. Aguas abajo han corrido las peores ignorancias, las teorías de la conspiración, el regionalismo más ruin y el ambientalismo más frívolo y con menos luces. La rechifla contra las instituciones y las empresas del Estado se ha convertido en un sinónimo de inteligencia y rebeldía. No se trata tanto de argumentar como de soltar una frase lapidaria que se repite en las conversaciones en los taxis, en los muros, en la complacencia crítica de todos los días en las redes sociales.
Algunos, desde sus computadores o sus teléfonos recién cargados, hablan de la inutilidad de un proyecto de esa magnitud. En la mente quieren volver a la austeridad de nuestros ancestros y al fogón de leña, pero en la casa corren al microondas y rabian al sufrir dos minutos sin DirecTv. Para muchos este país debería hacer una especie de corte de cuentas: que haya energía para los cincuenta millones que somos hoy y que quienes vienen se resuelvan como sea. El 85% de nuestra demanda actual de energía puede cubrirse con energía hidroeléctrica. Tenemos la geografía y el conocimiento acumulado para acudir a esa forma de generación. Sin la energía que producirá HidroItuango, Colombia podría tener problemas para atender sus picos más altos de demanda en el año 2023.  No se trata del capricho de uno o dos gobernantes ni de la ambición que señalan algunos. Hoy en día las exportaciones de energía a Ecuador y Venezuela son insignificantes respecto al total de generación.
En Colombia se reclama todos los días la existencia de empresas públicas fuertes, que cumplan sus objetivos y entreguen utilidades para ser invertidas en los ciudadanos. EPM le entrega cada año un poco más de un billón de pesos al municipio de Medellín y ha aportado una buena parte del conocimiento al sector eléctrico en Colombia. Pero aquí las empresas públicas exitosas pueden ser tan odiadas como las fracasadas. El logo y el origen oficial es suficiente para que sea necesario echarles tierra.
Vale la pena mirar una de las críticas claves al proyecto HidroItuango: el supuesto propósito de tapar el rastro de masacres en la zona. Parece que increíble lo visionarios que pueden ser nuestros gobernantes. Desde la década del sesenta se planeó hacer una represa para cubrir los rastros de los asesinatos que se iban a cometer en la década del noventa. El crimen perfecto. Colombia tiene cerca de 35.000 denuncias de desaparición forzada en los últimos treinta años. Una tarea inmensa por hacer en cientos de municipios. En los doce que abarca el proyecto HidroItuango se identificaron 659 casos según la cifra de Medicina legal. Durante el proyecto se firmaron contratos para realizar la investigación y las exhumaciones y se logró avanzar más que en casi todas las zonas con iguales problemas en el país. Se exhumaron 159 cuerpos y se identificaron más de la mitad de los mismos. Esa es solo una de las preocupaciones de las comunidades que recogió el proyecto.
Pero ahora resulta que una sola organización, minoritaria en muchos temas y sectores, representa a los más de 150.000 pobladores de los doce municipios. Y pide que se oiga a las montañas y al agua de los ríos, que se escuche su voz cavernosa. Pero a las montañas les queda difícil acudir al trámite de las licencias ambientales y a las consultas previas.




22 comentarios:

Fabian Pérez Pérez dijo...

Claro y rotundo como siempre a pesar de la emvidia

Anónimo dijo...

Si, aquí también se esta dando un linchamiento mediático, atacar sin conocer todos los detalles y encima queriendo seguir nuestra vida de derroche de energía, pero sin hacer nuevas represas y de aquí a mañana, en un nuevo racionamiento, linchar a los gobernantes de turno, por su imprevisión al no construir nuevas represas

ALEX dijo...

Es increíble ver comentarios en redes donde se nota a leguas el deseo que a las empresas exitosas les vaya mal. Me recuerdan a un vecino que se alegraba cuando al de al lado se le rompía el techo y entraban goteras.

Juan Pablo Moreno dijo...

Por primera vez no estoy de acuerdo con vos. Desmeritas el trabajo de una organización como Ríos Vivos y pasas de largo las muertes en los últimos días de dos líderes sociales de dicha asociación. Pasas de largo la historia oscura de ese proyecto del como los paras cometieron varias masacres en poblaciones circundantes del proyecto. No hablas sobre la irresponsabilidad de EPM por el taponamiento de los túneles ni mucho menos la sugerencia de la comunidad europea para el no llenado aún de la presa. Debe ser señor pascual que como su papá fue gerente de EPM de pronto le duele hablar mal de ella.

Anónimo dijo...

La frase: "criticar desde sus teléfonos recién cargados" resume el linchamiento mediaticoque se esta dando. Si les dijeran no hacemos mas hidroeléctricas, pero se tienen que comprometer a mantener el consumo e incluso a bajarlo, protestarían igual, diciendo que les están coartando el derecho a derrochar energía o algo así.

mairon javier Chaverra dijo...

Se cometieron graves errores técnicos y de ingeniería, que pusieron en riesgo a miles de personas, que no tendrian por que salir a celebrarse, ni ocultarse. Lo ocurrido en el puente chijara,space, en el pozo lizama y en hidroituango, ponen un manto de duda sobre la Ingeniería Colombiana y debería llevarnos a analizar profundamente como se están realizando los estudios de Gestión del riesgo en las mega ibras del pais. Salir simplemnte a decir que se le tiene envidia a EPM es un concepto muy superficial y poco riguroso, hace falta muchimisa AUTOCRITICA.

Anónimo dijo...

Excelente columna que desagradará a quienes, sin un ápice de espíritu crítico, esgrimen descabelladas hipótesis de confabulación; prejuzgan sin conocer las complejidades de la situación; ven en toda acción la búsqueda de lucro; o se convierten en predictores del pasado. Una cosa es pedir claridad sobre las causas y responsabilidades, otra armar un festín haciendo que esta penosa situación sea la bandera de cualquier causa.

Anónimo dijo...

Pues veamos la cosas en perspectiva: el proyecto invirtió en las comunidades más de lo que ha hecho el estado y les garantiza a los municipios ingresos a largo plazo para inversión social por medio de las transferencias que debe hacer EPM; No fue la comunidad europea quien dijo que no se llenará la presa; fueron alrededor de 20 eurodiputados que de manera personal y de ninguna forma como representación de la Unión Europea quienes pidieron frenar el llenado; se lanza una aseveración sin soporte de qué hay fosas comunes en la zona inundable pero se toman datos de municipios que ni siquiera lindan con el río Cauca y que este por su geografía y asentamientos es un lugar improbable de fosas.

LUIS ALFONSO OSSA BETANCUR dijo...

Pero serìa respetuoso ,por lo menos,con los ciudadanos contarles sin tapujo la ruta del desastre!!.Creo que haber CALCULADO què contar y què ocultar,puso a EPM en la picota !! Y le puso en bandeja una bandera a los politicos oportnistas de turno!!

Anónimo dijo...

Este man se nota que no es ingeniero, habla sin conocer. Por favor informarse bien antes de argumentar algo sin sentido.

Maria Natalia Piedrahita TAMAYO dijo...

Usted afirma que "EPM le entrega cada año un poco más de un billón de pesos al municipio de Medellín y ha aportado una buena parte del conocimiento al sector eléctrico en Colombia". Pregunto: ¿y qué le ha aportado a las regiones que están fuera del área metropolitana? He ahí la cuestión.

Juan Pablo Moreno dijo...

Y que parte de masacres, muertes de líderes sociales y oscuros contexto de Hidroituango tiene que ver con ingeniería?

DIEGO FERNANDO ESTRADA PATIÑO dijo...

Abordó el tema muy superficialmente,lo de la envidia y el conformismo ciudadano en el pais no creo aplique. Olvidó hacer la cronología del proceso desde su concepción hasta su materialización con todos sus errores y algo de prepotencia. Analizó quien puede poner a llenar un embalse sin terminar la presa, sin vertedero y jugando a la lotería con un sólo túnel de desviación habiendo tapado los otros tres? Hay algo más allá de su escrito. La vida de los ribereños hasta La Mojana.

Juan Pablo Moreno dijo...

¿Y qué pensará Pascual Gaviria con este video? https://www.youtube.com/watch?v=vZDateuAcLo&feature=share

Anónimo dijo...

Esta es una entrevista en UN radio del 6 de marzo del 2017 En la cual explicabamos las relaciones espaciales entre actividad sísmica en el cañón del río Cauca y el proyecto Hidroituango.
Que no se pueda saber cuándo ocurrirá un sismo o cuando se producirá un deslizamiento es muy distinto de algo que si podemos saber: Zonas donde es más probable que ocurran estos fenómenos. Un deslizamiento en un sitio de presa no es un hecho impredecible, es un hecho de alta probabilidad. Lo impredecible son las consecuencias de las decisiones en una época donde la racionalidad económica predomina sobre las otras racionalidades.

http://unradio.unal.edu.co/nc/detalle/cat/conversaciones-en-contravia/article/los-rios-como-sismografos.html#

Se comparte audio de la emisora UNAL programa Presencia UN, con dos sesiones y los profesores Geólogos Jose Hilario Lopez y Luis Alberto Arias sobre el caso de Hidroituango, Falla geológica El Guásimo, que nos ilustra mucho sobre los riesgos alrededor de la Presa y el megaproyecto.
A escucharlos con atención.

Hector Villegas dijo...

No comparto la visión de Pascual. Nadie niega el desempeño y aporte de EPM, en dinero, ciencia y su impacto social. Pero este proyecto ha tenido muchas preguntas y no sólo de los políticos oportunistas de hoy, los que dicen que iba a pasar la tragedia y recogen voticos y los que lo defienden para quedar bien con el EGO de los paisas y recoger otros voticos. Uno quisiera ver donde están las carreteras nuevas, las escuelas, los diques, las mejoras en salud, cuando los conquistadores del cemento prometen que todos viviremos mejor. Caca. Nadie vivirá mejor. Eso es carreta. Ahora que el país debe tener alternativas energéticas, quién lo puede negar. Pero aquí hay unos intereses económicos y políticos muy grandes detrás y no sabemos si se exploraron alternativas diferentes.Le aseguro Pascual que aquí los que más ganan no son los miserables ciudadanos que dependemos de un microondas, sino el GEA, el BID y y la banca mundial.

Juan Pablo Moreno dijo...

¿Ya vio las noticias señor Gaviria? ¿Ya vio el nivel de emergencia que tienen en estos momentos varios municipios ribereños en cuatro departamentos? ¿Va a seguir insistiendo en que no hay fallos en diseños e ingeniería? ¿Va a seguir insistiendo en que los que no estaban a favor del proyecto son puros ambientalistas de moda?

Unknown dijo...

Tengo entendido que EPM y sus ingenieros no toman decisiones solos ellos también consultan a expertos en el extranjero de países desarrollados. Estamos acostumbrados a criticar y buscar culpables en vez de dar palabras de aliento a las empresas.
Puede ver vídeos en youtube hasta países desarrollados han fracasados en megaestrucruras.

Unknown dijo...

Y cuando EPM surja de las cenizas y se alce como el ave fénix veremos cómo Colombia toda será la beneficiaria de esta obra. Recibiremos su energía, como recibimos el aire, sin agradecer a la naturaleza estos preciados dones; caminamos y nos olvidamos que nuestras piernas pueden desplazarse; nos alimentamos, disfrutamos de manjares y nos olvidamos del gusto; olemos y nos olvidamos de lo formidable de los sentidos; el sentir, el ver, el oler, el tocar no los apreciamos sino cuando lo perdemos. Debemos ser conscientes de todas estas maravillas que nos rodean y ahí si, quitarnos el odio que nos enceguece para poder ver y disfrutar de todo lo que somos, tenemos y podemos recibir de los demás

Anónimo dijo...

EPM no puede hacerse responsable de todo el país eso dejalo al estado ya mucho hace por una gran mayoría de la poblácion

Pascual Gaviria dijo...

Señor Moreno. Algunas precisiones sobre sus comentarios. No demérito lo que hace Ríos Vivos solo digo que no representan a toda la comunidad. Hay cinco mil personas de la región trabajando en el proyecto y se hicieron consultas previas en la zona. No menciono la muerte de los activistas y líderes, es una columna de opinión no un estudio sobre todas las variables e historias del proyecto. Ha sido una zona histórica de muchos conflictos: Farc, paras, coca, minería ilegal. Múltiples violencias. Los paras llegaron a la zona a finales de los noventa. ¿Usted de verdad cree que 15 años atrás estaban preparando el inicio de una Hidroeléctrica? Gente visionaria. Sobre el taponamiento de los túneles aún está por verse por qué se tomaron esas decisiones. Expertos en el tema, como Santiago Ortega, p¿por ejemplo, hablan de decisiones de cronograma. Los túneles tienen que estar secos para su taponamiento y usted sabe que estaban a un mes y medio del llenado del embalse. Ahh, y veo que usted quiere mucho a las empresas donde ha trabajado su papá para pensar que ese marca una opinión sobre una obra pública. Lo último. Mi texto nunca dice que no hay fallos en los diseños y en la ingeniería, no tengo conocimientos suficientes para hacer esas afirmaciones.

Pascual Gaviria dijo...

Héctor aquí van unas cifras sobre inversión social en la región.

Plan Integral HidroItuango