viernes, 29 de agosto de 2008

Lectores hiperactivos





Durante buena parte de los siglos XVII y XVIII los pintores europeos se encargaron de encerrar en sus lienzos a lectores silenciosos y solemnes, vestidos con sombrero y amplias mangas, rodeados de una sagrada quietud. Lectores que según las palabras de George Steiner se preparaban para un encuentro “cortés, casi cortesano, entre una persona privada y uno de esos invitados importantes cuya entrada en la casa de los mortales” constituye una ocasión especial. Como el cabalista el lector descrito por Steiner buscaba “la llama del espíritu” entre los papeles sobre su mesa.
Desde hace unos años algunos intelectuales han comenzado a hablar de esa lectura digna del retrato de interiores como una costumbre en vía de extinción. Un aumento en el precio del silencio y la soledad la hacen cada vez más difícil. Para Steiner, las sencillas rutinas del teléfono o las manías adolescentes que obligan a leer mientras un audífono hace de segunda voz, son suficientes para que la lectura de las grandes obras sea cada día un desafío más difícil para los humanos, un reto para el que solo están preparados unos pocos. Así que leer Guerra y paz o La montaña mágica se convierte en una hazaña tan difícil como escalar las cumbres más altas del planeta.
Hace unos meses Nicholas Carr, un intelectual experto en temas de tecnología y cultura, se atrevió a ir un paso más allá en la pregunta por las habilidades y las carencias del lector actual: un hombre al que no ilumina la ventana que iluminaba al lector en los cuadros de hace 200 años sino simplemente la pantalla de su PC. Carr no habla de pequeñas distracciones ni de las conexiones que hemos perdido con sensibilidades de otros tiempos sino de una especie de atrofia mental. Sus palabras son interesantes porque no podrán ser interpretadas como la salmodia del nostálgico que quiere defender su manera de entender la inteligencia y la cultura. Él mismo se declara atrofiado y dice extrañar sus antiguas habilidades: “La mera narrativa o los giros de los acontecimientos cautivaban mi mente y pasaba horas paseando por largos pasajes de prosa. Sin embargo, eso ya no me ocurre. Resulta que ahora, por el contrario, mi concentración se pierde tras leer apenas dos o tres páginas. Me pongo inquieto, pierdo el hilo, comienzo a buscar otra cosa que hacer… En dos palabras, la lectura profunda, que solía ser fácil, se ha vuelto una lucha.” Según su texto, que pregunta si Google nos está volviendo estúpidos, el cerebro de quienes nos dedicamos a hacer click comienza a hacer crac. La sobre carga de información y el llamado permanente de esa biblioteca de fragmentos en la red, nos privan cada día de las “vibraciones y las resonancias intelectuales” que solo proporciona la lectura silenciosa de las profundidades, el ejercicio solitario del buzo con oxigeno suficiente para las largas exploraciones. Al igual que el erudito al que se refiere Marcel Proust en Sobre la lectura, el pescador de Internet cambia la “actividad original” de su mente por el orgullo de traer la información en su memoria, sea artificial o cultivada.
Desde hace un tiempo comparto la preocupación de Nicholas Carr y extraño las largas tardes de un solo libro, la amistad con el escritor de una novela que nos regala dos meses de su tiempo. “Con estos amigos, si pasamos la velada en su compañía, es porque realmente nos apetece”.
Al igual que los monjes de El nombre de la rosa que se envenenan con la tinta al pasar las páginas de un libro con atractivos y secretos ineludibles, parece que nos envenenamos día a día poniendo los dedos sobre estas teclas. Como evitarlo, si visité más a Google que a mi biblioteca para escribir esta página.

21 comentarios:

ociopintoresco dijo...

Cuando yo entré a 4to de primaria me tocó aprender mecanografía con marco tecla en betustas máquinas a las que les faltaba la F o la R. Al llegar de vacaciones, las máquinas y marco tecla habían desaparecido y ahora nos esperaban lujosos equipos PC de pantallas negras con letras naranja. Allí también aprendíamos mecanografía sin imaginar que años después la vida sería inconcebible sin éste aparato al que ahora manipulo. Soy de una generación de quiebre. Me senté a leer Tintin y Asterix en el tapete de la biblioteca y busqué en la enciclopedia Circulo de Lectores Mis tares hasta muy avanzado el bachillerato. Me acuerdo del quiebre entre "ese trabajo puede ser a mano o a computador" y "obvio, a computador". Por ser de esa generación, tal vez también por haber leído a tintín y a Asterix, Me siento contento, porque me he parado en los dos lados, porque jugué nintengo y yoyo. Quizá sólo nosotros, los de ésa generación, seremos los últimos que vamos a sentir lo que describís.

JuanDavidVelez dijo...

Parece que soy de la misma "promocion" que ociopintoresco, pocos de mis compañeros tenian computador, en esa epoca yo utilice esta maquina para probar una hipotesis, le dije a un compañero de esos con computador que imprimiera su tarea dos veces, le dije que solo cambiara las portadas. El resultado de mi experimento contradice toda logica, la conclusion del experimento: los profesores de comportamiento y salud si se leen los trabajos de los alumnos. Quien creyera, pero bueno, ganarse un uno por el avance de la ciencia no es problema.

Yo creo que lo del señor Carr si es nostalgia y bobada, creo que igual antes como ahora las lecturas muy buenas realmente lo atrapan a uno. El problema creo que sigue siendo es de escritores, yo creo que concentracion nunca hubo, si antes uno abria la nevera ahora uno abre el internet. Yo por mi parte voy a preparar una conferencia como discipulo de Carr "¿Reemplazo a la nevera el internet?", claro que ya no se llaman conferencia, se llaman seminario.

JuanDavidVelez dijo...

El año pasado si que quede sorprendido por el poder del computador, un pelaito me dijo que le ayudara con su tarea, esta bien le dije, ¿que necesitas?. El hombre fue claro y conciso, me pidio el favor que le ubicara la opcion de Word que resume los textos, la encontre, el hombre pego un texto larguisimo en Word y esa opcionsita le resumio el texto, el hombre hizo la portada e imprimio, y me dio las gracias, ahi estaba su tarea por fin.

Igual, antes uno iva a la biblioteca pilopto a conversar y mirar a las muchachas, al caer la tarde uno sacaba fotocopias y llegaba a la casa a copiar y copiar. La verdad en mi bachillerato no habia google y tampoco aprendi nada, y no aprendi por que era y sigo siendo un perezoso.

Tarantini dijo...

Parece que todos los de estos comentarios somos de la generación de la Olivetti.

Yo aprendí a escribir a máquina como en 4° de bachillerato (noveno hoy día). Nuestra profesora se llamaba Fanny, era bastantona y buenona o así la veíamos en ese entonces por cosas de las hormonas varoniles. Nos encantaba hacerle preguntas, no para aprender a escribir sino para que se inclinara y nos dejara entrever su busto, algunos aprovechaban la inclinación al otro lado para que el tabulador golpeara con algo de violencia sus nalgas, aprovechando esa inclinación descarada.

La llegada del computador fue una bendición para mí porque nunca aprendí a escribir en la Olivetti por estar atento al seno y nalga de la querida Fanny.

La lectura es una bendición, lástima que por esos días Fanny no me hubiese enseñado a leer en la soledad de mi cuarto. Por eso tuve que aprender solo.

JuanDavidVelez dijo...

Yo se que Pascual se enoja un poquito con los comentarios tipo anuario, pero bueno, espero me disculpe. Aca estan mis tres aportes.

A mi tambien me daban clase de mecanografia, fue una de las pocas materias en las que mi rendimiento era casi que sobresaliente, la profesora era bastante sabia, nos insistia mucho en algo: "la esigensia da eselensia", esa era su frase de batalla.

Conmigo estudio el hijo de un mafioso muy conocido, mi compañero pertenecia a una de las familias de mafiosos mas prestantes y conocidas de la ciudad, el hombre a la primera clase de mecanografia llego muy campante con su tremenda maquina de escribir propia, no se la dejaron utilizar porque todos teniamos que aprender en los mismos reques.

La verdad es que el truco de llamar a la profesora para que se agachara no lo utilice nunca, ese truco me hubiera servido mucho, sobretodo en laboratorio de fisica en la universidad, la profesora se llamaba maria helenita y contaba con un frente que avemaria, aun suspiro al recordarla.

Pascual Gaviria dijo...

Juandavidve, la verdad es que ese cometario tipo anuario esta pero de lo bueno. "La esigensia da eselensia" es una frase bien importante hoy en día, Obama la repitió cinco veces en su discurso en concierto. A propósito no creí que la política pudiera ser emocionante y conmovedora. Mordí el anzuelo, que me perdona Juka pero prefiero a Barak que a Raul. Sólo por el swing.
Pero bueno, estamos hablando es de máquinas de escribir. En mi caso es curioso porque mi primera clase de mecanografía fue en computador. Mejor dicho el computador llevó a mi colegio la máquina de escribir. Los de informática -que así se llamaba la clase- eran unos TRS-80 que trabajaban con televisor rojo de perilla. La mecanografía no era un dictado, no; era un juego de computador: las letras aparecían corriendo desde un lado y uno las debía encasillar con la tecla correspondiente, mientras más rápido más puntos, tremendo Nintendo. Eso por supuesto lo manejaba el profesor de contabilidad o un cura de tercera. Había dos o tres que hacían cosas increíbles con esas máquinas, mera inteligencia artificial.

Camilo Jiménez dijo...

Para mí, la escasa concentración, la lectura espasmódica, no nace con internet en general y google en particular, como afirma Carr: aparece más bien con la popularización del control remoto y el ejercicio que sale de ahí: el zapping. Internet calza perfecto con ese cerebro ya parcelado inquieto. Además, la pantalla tiene dibujitos y animaciones: genial.

Y de acuerdo en parte con juandavid: las buenas lecturas agarran, quizá el problema está en los escritores que cada vez escriben más bobadas (y de las editoriales que les publican).

JuanDavidVelez dijo...

La columna de hoy de Juan Jose Hoyos en el colombiano esta bacana.

Camilo, a la final es porque hay mucha oferta que uno piensa que hay mucho libro malo, pero cuando uno esta por ahi bien embalado para leer (por ejemplo en porce) daria cualquier cosa por casi cualquier libro.

Bueno, yo no me he leido ningun clasico, he tratado de leer Ana Karenina y no me gusto, tambien trate de leer la montaña magica y tampoco me gusto. El que si me gusto y mucho fue ficciones de Jorge Luis Borges. Yo tampoco me he leido a don Quijote, pero en el colegio hice mero analisis literario de esa obra, esa vez me lo lei a la fuerza bien salteado y ponia en mi tarea cualquier clase de barbaridades.

Pero la columna preguntaba era por la lectura de mamotretos, yo me lei con gran gusto todo un hombre (que doble hijueputa libro) y la hoguera de las vanidades de Tom Wolfe, yo soy Charlotte Simmons del mismo autor me la lei salteadita. Cien años de soledad me parecio muy bacano, el otoño del patriarca siempre lo suspendo.

El ultimo libro que me lei de un tiron fue salvame joe louis de Andres Felipe Solano.

Cuando rabodeaji empieza con sus caprichos describiendo los hermosos parajes rusos yo busco con gran habilidad donde terminan esas comillas, y salto hasta ahi.

En conclusion, soy un lector hiperactivo.

JuanDavidVelez dijo...

Carlos Mayolo era un man bien charro, el hombre en una entrevista decia que leia era pura poesia, que no tenia la concentracion para las novelas, el heroe del hombre era Leon de Greif, una vez le propuso al poeta salir en una de esas peliculas, y cuenta Carlos Mayolo que don Leon le pregunto que si en la pelicula tenia que salir en vestido de baño.

ociopintoresco dijo...

A mi me pasa al revés que a don Charles Mayolo, mi falta de concentración no me permite leer poesía. Me da rabia creer no haber entendido todo lo que querían que yo entendiera. Las novelas permiten que mientras se lee se pueda, como es común en nuestra generación post "remington", divagar y darle cabida a esos pensamientos que surgen mientas se continúa leyendo sin compender una palabra. Que puede uno pensar y pensar y a la vez seguir leyendo. Tres páginas después retoma uno volviendo a ciertas palabras claves y listo el pollo. Con la poesía hay que estár concentrado, como cuando uno intentaba quemar una hormiga con una lupa.

Samuel Andrés Arias dijo...

De acuerdo con Camilo, es posible que la culpa no sea de los malos lectores sino de los malos escritores.
Hay quienes dicen también (científicos ociosos) que la internet y los videojuegos facilitan que se mantenga la atención en varias tareas a la vez; asunto obvio para las nuevas generaciones, pero algo complicado para la generación "Olivetti".

Hilario dijo...

De cuál Raul habla Pacual que le gusta a Juka? No me digan que el neostalinista, carajo-
Mis mejores poemas fueron escritos a maquina, y hasta se podian representar. Que libertad aquella. HAY QUE TENERLES MIEDO A LOS PLITICOS QUE CREEN QUE LA POLITICA ES MAS IMPORTANTE QUE LA POESIA.

Juka dijo...

Hilario no te asustes Pascual habla de Raúl Gómez Jattin poeta colombiano muy famoso.

Pascual Gaviria dijo...

Ese es mi Juka, gozón y poético, se acabaron la paronoias y demás. Larga vida al nuevo Juka.

Chinaski dijo...

Siempre domaron a juka!!!

Juka dijo...

Chinasky.

Yo tengo para ti my buen amigo...

yo tengo para ti mi buen amigo
un corazon de mango del sinu
oloroso
genuino
amable y tierno
(mi resto es una llaga
una tierra de nadie
una pedrada
un abrir y cerrar de ojos
una noche ajena
unas manos que asesinan fantasmas)
y un consejo
no te encuentres conmigo.

Raúl Gómez Jattin

Raúl Gómez Jattin

Chinaski dijo...

Respuesta al indomable juka

El enemigo generoso
Magnus Badford, en el año 1102, emprendió la conquista general de los reinos de Irlanda; se dice que la víspera de su muerte, recibió este saludo de Muirchertahc, rey de Dublín:

Que en tus ejércitos militen el oro y la tempestad, Magnus Barfod.
Que mañana, en los campos de mi reino, sea feliz tu batalla.
Que tus manos de rey tejan terribles la tela de la espada.
Que sean alimento del cisne rojo los que se oponen a tu espada.
Que jamás hayas sido tan valiente como mañana en tu batalla.
Que te sacien de gloria tus muchos dioses, que te sacien de sangre.
Que seas victorioso en la aurora, rey que pisas a Irlanda.
Que de tus muchos días ninguno brille como el día de mañana.
Porque ese día será tu último. Te lo juro, rey Magnus.
Porque antes que se borre su luz, te venceré y borraré, Magnus Barfod.

JuanDavidVelez dijo...

En la ultima revista numero salen varias cosas de Tomas Carrasquilla, pero lo mas bacano de esos articulos son las fotos, son de Juan Fernando Ospina, tesisimas, ¿alguien sabe donde puedo ver mas de esas fotos?.

Son de esas fotos de el donde salen retratadas prostitutas con el nombre de las chicas y del establecimiento, por ejemplo hay unas en el bar "la norita" en el sector del raudal, yo recuerdo haber visto ya hace un par de años otras de esas fotos pero en el bar "las gatas", que es en junin, queda diagonal a la "barra ejecutiva"

Que fotos hermano, muy bonitas.

JuanDavidVelez dijo...

Un ultimo comentario, son unas frases de un articulo del padre Javier de Nicolo en Semana, teso ese padre, estas son las frases:

“La señora creía que se me iban a escapar y volví con los 30. La moraleja es que siempre se puede porque todo ser humano es emergente. Pero hay que hacerse amigo de ellos, entregarse totalmente, para que entiendan que uno es desinteresado”.

“Cuando los animaba a trabajar en vez de robar, ellos me decían: ‘¿es que usted cree que robar no es trabajoso?’ Entonces supe que tenía que inventarme un programa que avanzara paso a paso”.

Admin dijo...

Hello, just wonder where did you find picture of my painting why it's here. Actually, i think, you have to title art, i suppose, using one as illustration for article, which is never saying a word on art is a bit displace priorities. Is it Chardin below, is it? Looks bit Venetian, couldn't tell it's typical Chardin. Above is Courbet. Hm interesting, never expected to see his work next to mine. Reading will never go away, just many people don't have a time for it anymore. Google alters many minds, but one could always contemplate to art or book. It was so early painting and it is so different to that i ever did thereafter. It was slightly influenced by Boris Zaborov. Quite long story, it's bad no one asks what lies behind images, sometime it worth reading as well...

Anónimo dijo...

UFS mining shelters include
the Rapid-Span, Supa-Span, and Alu-Span range of products,
these structures are all easily disassembled and cartable making them excellent for
interim facilities with resale options. The more vulnerable the global economy looks, the greater the demand for
gold and silver. Gold is a platinum widely adorned and also highly valued globally.