jueves, 5 de marzo de 2009

Cátedra de comportamiento




Poco a poco el gobierno de Álvaro Uribe ha ido construyendo su catecismo por la vía de las recriminaciones personales.
Una doctrina de puritanismo que no proviene de la reflexión y la oración silenciosa sino de las riñas contra los demonios ciertos o imaginados. Cada vez son más recientes las referencias a comportamientos personales para descalificar a los opositores políticos o a los delincuentes. Las costumbres licenciosas, la desvergonzada opulencia, la gula, las debilidades mundanas frente al dios Baco, la desmemoria del mundo que causan las drogas. De la inteligencia superior hemos pasado a la moralidad suprema. Y cuando Uribe se pone la ruana para sus sermones comunales, la confusión es total, el minuto con Dios se hace larguísimo, no queda más que añorar la palabra más austera de García Herreros.
Todo comenzó con la ya lejana referencia al aplazamiento del gustico; eran apenas las primeras páginas de la doctrina que tiene como apóstol ideal al ministro Andrés Uriel. Pero Uribe ha continuado con su obra evangelizadora y su populismo calvinista. Desde 2007 viene descalificando lo que él llama “la social bacanería”. Al comienzo los tildaba de frívolos por dar espacio al terrorismo para estar a la última moda en las tendencias ideológicas. Según sus palabras, era una actitud normal en sus tiempos de estudiante. Luego el término apareció para atacar a quienes se oponen al TLC. Ya no se trataba de una crítica a la ceguera que producía un supuesto ideal altruista sino a la odiosa distensión a la que puede llevar el alcohol, a la comodidad burguesa y superficial que traen unos vasos tintineantes y un sofá: “se la pasan en tertulia de la ‘social-bacanería’, de la burguesía de izquierda, tomando whisky en cocteles…”.
Y después del whisky, apenas pecado venial, viene la ofensa terrible de las drogas. Ahora el señalamiento es para quienes se oponen a la penalización de la dosis mínima. Frivolidad, doble moral, corrupción del espíritu: “Es muy cómodo en reuniones sociales, de ‘social-bacanería’, hablar mal del narcotráfico y consumir coca. Es muy cómodo hablar mal de la corrupción y entrarse a un baño a consumir cocaína. Esta es una doble moral, ¿dónde está la ética?”. No se trata de discutir un asunto de política criminal sino de señalar las malas costumbres de los opositores, el desorden de sus apetitos, la comodidad de sus rutinas frente al esfuerzo constante de su cuerpo virtuoso y su alma en llamas.
Para David Murcia y su clan también llegó el latigazo del pastor de pastores. La captación ilegal, la estafa, el lavado de activos eran sólo el capítulo de sus faltas terrenas. Un poco más allá estaba su vida de lujos desmedidos, su ambición, su ociosidad, su parqueadero de extravagancias: “Es mejor vivir austeramente, tener que trabajar más, fortalecer la disciplina de la lucha honrada, que dejarnos seducir por estos sibaritas, por estos holgazanes de la criminalidad”. Más allá de un comportamiento ciudadano que se aleje de las descripciones del Código Penal, Uribe clama por “una de piedad intensa, que impregne y regule todos los actos de la vida”, para decirlo en las palabras de Max Weber sobre la ética protestante.
Y ya que se me atravesó una cita, vale la pena mencionar al Torquemada de la iglesia uribista, el esclarecido y recio guardián de la fe: don José Obdulio Gaviria. Durante el reciente escándalo por las ‘chuzadas’ que reveló la revista Semana, el consejero Gaviria dirigió su furor contra una reunión entre el Fiscal y el director de la revista. No logró decir cuál era el delito o cómo se comprometía la seguridad del Estado, pero dejó muy claro que esos señores habían destapado unas botellas. Habló de “libaciones”, “farras”, “juergas” e hizo un llamado a la sobriedad. Resultó patético ver al sabio del régimen convertido en la beata que espía por las ventanas de la cantina. Paso a paso el Gobierno deja clara su prédica de buenas mañas.

9 comentarios:

Pascual Gaviria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pascual Gaviria dijo...

Va una columna de Jorge Orlando Melo sobre el tema de la dosis. Parece que Uribe por fin consiguió sus mayorías en la comisión primera de la cámara y muy pronto la dosis puede volver a ser un tema de derecho penal.

MIDNIGHT MEETING dijo...

Siguiendo la directriz trazada por los neocons, a uribe tan sólo le falta afirmar que es un enviado de Dios para salvarnos.

Juan David Escobar dijo...

Jajajaja. Pascual, esa foto de la ceniza de Uribe está apenas para la columna.

Aunque en tu columna, muy buena y comica, no dices de la doble moral de ellos, de los que piden moral, que la tienen bien grande y es bien penosa.

li po dijo...

aqui entre nos, supe que las personas mas atormentadas en colombia por el tema de la penalizacion de la dosis minimun son los cabroncitos hijos de alvaro uribe, tomas y jeronimo son un par de bareteros a mas no poder, me consta, inclusive por eso es que me caen bien, por marihuaneros y peperos, que par de lacras con papa lacra. ¿alguien tiene papa lacra? yo se quien

Juankmu dijo...

Por qué será que todos los seres autoritarios de este planeta se escudan en Dios?. Lo hizo pinochet, Hitler, Franco, bush (god want me to be president) y por supuesto, Alvaraco.

Tengo dos teorías:
1. Porque saben que lo que hacen está mal y temen por sus almas.
2. Porque son seres cinicos que sólo se aprovechan de la religión con más seguidores en su país para ganar más adeptos
Me pregunto cuál de las dos teorías acoge Alvaraco

Hilario dijo...

La lista incluye 264 PAPAS, la cúpula militar de Argentina 1976. Desde Laureano Gomez, todos los siguientes godos y liberales-godos se han puesto la mano en el corazón, osea..................Lo que ha pasado en 50 años en Colombia... Aparte del colorido de nuestras aves avis.

Hilario dijo...

Para variar, vayan a mi blog del churrunguistunguis, para que escojan sus 5 poetas favoritos de Colombia; las listas están muy movidas. ES QUE NO PUEDE SEGUIR LA OPINION DE LOS DIARIOS AMARILLOS, DE QUE LA POESIA NO SE LEE EN SUS PERIODICOS. Asunto falso, porque cuando estaba el Magazin de El Espectador todos esperaban el Magazin del domingo para leer la poesia. En Costa Rica hay un Diario que publica poesia, y la gente corta el poema, como el periodico de ayer, y acaba con esa teoria reactiva de nuestros gerentes periodistiticos.

Tarantini dijo...

Hombre Pascual y visitadores de este rabo de aji, queda uno anonadado que un personaje como Álvaro Uribe tenga el 80% de aceptación del pueblo, ¿de donde saldrán esas cifras?.

Siempre me he preguntado: ¿cómo es posible que se reelija a un personaje con semejantes cifras estadísticas en su contra, por ejemplo, el nivel de pobreza que supera el 50% de la población; que la justicia no funcione; que la política tampoco (ser político es sinónimo de tramposo en Colombia); que no haya disminuido ni un ápice la corrupción y la politiquería, es más la aumentó con su amigotes, que en su programa de gobierno inicial, anunció como su principal bandera; y que Ernesto Samper se haya reencauchado en su propio gobierno cuando coquetió con nombrarlo embajador en Francia y Pastrana se irritó, que despropósito.

Definitivamente este es el país del sagrado corazón, donde se cree sin razón y se mata dándose bendición; ¿donde estará Santo Tomás, que era un tipo incrédulo por naturaleza: ver para creer, para que nos abra los ojos y exija pruebas contundentes antes de creencias irracionales?