martes, 30 de marzo de 2010

Pastiche vallejiano




Encontrarse de frente con el personaje de una novela, ese ensueño hecho de palabras, esa mentira que dice caminar y maldecir, es un regalo desmesurado para el simple lector, un dulce mareo de irrealidad. Y si el tropezón tiene lugar en el atrio de una catedral, en el altar de un parque marihuano y alucinado por el tinto en ayunas, cercado por travestis de civil esperando su hora sobre lo que fue la quebrada La loca, atestado de viejos desmemoriados jugando a los memoriosos y de emboladores embolatadores con su cajita a manera de maletín, pues la revelación fantasmal tiene todavía más gracia y más vuelo. Ahora no es solo es el muñequito que el escritor echó andar con su cuerda de palabras el que muestra sus arrugas sino también el mismísimo teatro que se eligió para las chácharas.
Estoy parado sobre las escalas que conducen a la catedral metropolitana en el parque Bolívar en Medellín. De pronto las flautas del órgano alemán de la iglesia deciden hacerle competencia celestial al pregón de vendedores y redentores de megáfono que camina el parque como almas en pena. Todas las almas del parque van en pena menos los borrachos de alcohol de farmacia que ríen o duermen en las bancas que puso hace cien años la Sociedad de Mejoras Públicas. De pronto aparece, caminando por el centro del parque, mirando con ternura al caballo de bronce y con furia al maldito jinete, al cobarde caraqueño, Fernando Vallejo. Pasa desapercibido, como si de verdad fuera un hombre y no esa sombra de palabras y rabietas que habita el parque Bolívar en la novela El don de la vida.
Parece que las puertas de la catedral lo encandilaran con su promesa de sombra. El personaje sabrá perdonarme el oxímoron tan flojo. Ahí está, entonces, parado en el umbral de ese templo levantado en honor a “Cristo Loco”. En relativa paz, silencioso y repitiendo sus pensamientos de personaje de novela: “¡Qué bella la catedral y qué reconfortantes sus canónigos! Entro a veces en las tardes a hurtadillas a oírlos cantando vísperas… huyendo del sol de afuera entro a mendigarles un mendrugo de su dicha en la penumbra de las altas bóvedas…En Medellín, que el sol calcina, la catedral es un oasis de frescura. La amo.”
Y a mí me dio por mendigarle un minuto al personaje, por el embeleco de oírlo hablar para no tener que comprar sus libros pirateados a diez mil pesos en los semáforos de Medellín, por el descaro de aprovecharlo para una entrevista ya que tenía una cámara a la mano. Y fue posible, el personaje respondió siguiendo el libreto: “Y cuánto me pagan por la entrevista, porque a usted le pagan por eso o no. Usted se gana el sueldo por ponerme a trabajar.” Al fin compré el libro para repasar el regaño en la voz baja de la lectura: “…me aterra la vejez. Convertirme en el más viejo de esta ciudad y que me hagan homenajes por mis cien años y andar espantando a los periodistas como a una nube de moscas”.
En esas llegó el primer muchacho a saludarlo: “Entonces qué Fernando, bien o no”, con esa cadencia arrastrada, entre tierna y amenazante que usan los aprendices de pillo que merodean el parque. A mí no me pareció ninguna belleza sobrenatural, un pelao común y corriente. Un cruce de manos por lo bajo y la despedida. Pero le llegó el momento de pedir cacao al personaje, como si fuera uno de los loros que tanto ama y que han vuelto a los árboles de Medellín. “Usted que tiene cara de joven, tiene un minuto de celular que me regale”. Le presté mi teléfono con un aire de burlona venganza. Ahí estaba cuadrando sus citas desde mi celular después de haberlo oído decir en la novela: “Ahí van pegados a esos aparaticos imbéciles los bípedos zafios de esta raza tarada caminando como zombis parlantes”.
Se despidió risueño y dobló por una de las esquinas de la catedral. Ya no sé si creerle cuando escribe disimulado en El don de la vida:
-“Pero dígame una cosa maestro: ¿Cuándo usted dice yo en sus novelas es usted?
-No, es un invento mío. Como yo. Yo también me inventé”.

13 comentarios:

Pascual Gaviria dijo...

Parque Bolívar. Crónica rabodeají

MIDNIGHT MEETING dijo...

Que fortuna la tuya hombre Pascual, encontrarte con ese señor. Ahí te dio un poco de su acidez y sarcasmo. No obstante, que privilegio el tuyo.

Juka (version2.0) dijo...

Buena nota hombre pascual

Estadisticas de Juka;

el DIm recupero el primer lugar despues de 3 meses
Ultima vez que em poderoso gano por 7 goles : hace 3 dias

ultima vez que el Dim gano de visitante : ayer


Espana a nivel de selecciones ocupa el 1er lugar del ranking FIFA.

El Poderoso DIM ocupa el primer lugar en Colombia.




Nacional no huele los primeros 5 puestos de la tabla hace 3 anos.

eureka dijo...

Pues que suerte ir uno caminando desparchado y encontrarse con Vallejo. Pero definitivamente cada vez estoy más seguro que las peroratas que echa son un muy delineado papel que disfruta encarnar para generar polémica y sacar provecho, como Paris Hilton.

Adriana Mora dijo...

Buena critica, y el dibujo es de Lorenzano?
Todo se puede creer menos lo del celular.
YA ERA TIEMPO QUE Pascual tomara ventaja sobre Vallejo, despues de esa "desafortunada" entrevista academica por la tele en el programa de los argumentos.
Nada quita que Vallejo sienta cierto impulso por un joven tan alto y tan apuesto.
Raro que el autor goce tanto por el parque de bolivar, las lencolias de los primeros amores.
Bueno seia verlo entar hoy viernes santo con La puta de Babilonia a la catedral, y de pronto un semoncito; minimo un apaucito, o un apagon de velas, pues no habra nada de ostias sagradas que pisotear.

Pascual Gaviria dijo...

Hoy estuve un rato por el parque Bolívar. De puro aburrido me fui a ver el centro con las rejas de todos los almacenes tiradas y los cuatro jefes de familia jalando la prole por la playa abajo. Si fuera turista lloraría el jueves santo en el centro de Medellín. Pero yo iba de gratis.
Por supuesto fue para visitar la catedral. Yo también la amo como el personaje de la lora y los loros. Eran las 4:00 P.M y estaba en un 50% de capacidad. Solo entrar me tope con un almirante de la armada. Bueno, eso creo. Era un señor mofletudo, acalorado, cobrando con mala cara la inoportuna muerte de Jesús. Con el uniforme de gala que se sueñan la mitad de los locos del parque.
Todo el mundo mascando un sonsonete en esa penumbra un poco mugrosa. Parejas cariñosas en las bancas, los chaceros merodeando fuera de servicio y hasta los carros de mecato camino al altar mayor. Ganas no me faltaron de sacar a los comerciantes del templo.
La curamenta estaba ocupada en las confesiones. Los confesionarios están enmarcados en mármol de Carrara. Tienen su ventana a diestra y siniestra. El cura nonagenario presta su oreja enorme y sorda a la ventanilla derecha, entrega la bendición y se inclina a la ventanilla izquierda. Los curas no alzan una ceja durante la confesión. Se aburren. El más joven de todos, tendría 70 años bien llevados, estaba mandando un mensaje de texto mientras el dolorido de turno intentaba su alivio.
En cada puerta estaba la presencia de las fuerza de ventas. Las hermanas mayores de los confesores ofreciendo los sirios y las medallitas. Solo les faltaba le freidora.
Al lado derecho del altar mayor estaba la representación del lavatorio de pies. Muñecos bien presentados, uniformes en estatura y vestido, con un fondo morado que perfecto para los cientos de fotógrafos de celular.
El cartel fúnebre recostado al zócalo de la catedral: el aviso de muerto, el último fax, el pregón a una tinta, la carta de renuncia.
La Familia Martínez López de Mesa invita a las exequias de la señora
Maruja Martínez López de Mesa.

eureka dijo...

Como para una foto la del cura en el confesionario mandando el mensaje de texto...

Mauro Vélez dijo...

Bueno, buena influencia de Gabriel del Casal en este ultimo comentario aburrido de Pascual en la catedral con tardios marmoles de Carrara. No estaria esperando ver al Vallejo otra vez echandole el ojo a los pelados de la Virgen de los sicarios como para darle un visto bueno o malo a este pensador gay antiuribista.

Yelitza Aliotty dijo...

Saludos Pascual, muy grato saberte a través de estas líneas.
Desde Caracas te escribe Yelitza Aliotty (Coromoto), será que me podrás enviar tú email al yaliotty@gmail.com, he perdido todos los contactos de nuestro grupo y quisiera hacerte unas consultas.
Mil gracias y un gran abrazo,yo

Hilario dijo...

Que pena, pues ya no hay buenos debates en este blog, y todo porque el DIM va sobrado en la punta como el Barcelona y el Real, y no hay nada que decir y porque Nacional cada vez mas malo, y parece que no levantara cabeza.
Porque de politica casi nadie sabe nada, y los que saben o son furibistas o mamertos, y los pluralistas somos dos.
Nadie quiere escribir sobre el presidente Negro gringo, ni sobre los presos de conciencia en Cuba y de ese militar stalinista llamado Raul CASTRO, ni de la alianza Mockus-Fajardo para ganar las elecciones. Ni de Fernando Vallejo, ni de Ricky Martin.

Pascual Gaviria dijo...

Ahí va una sobre los Castro Con el perdón de Juka por supuesto.

Otra sobre Vallejo escrita por otro Gaviria

Aprovecho para matar dos pájaros de un tiro. Vallejo sobre Mockus:

"Carnívoros como nacimos, y de religión cristiana, comíamos salchichas: salchichas de cerdo o salchichas de res que la abeja reina compraba por cargas en La Llanera, una fábrica de embutidos de unos lituanos, de esos que acogieron los salesianos y que venían huyendo, católicos como eran (vale decir como nosotros), de la Lituania comunista de Stalin. De esos lituanos proviene el simio Mockus, el bobo que se hace el loco, hombre de culo de mandril que toda Colombia conoce pero de buen corazón, pues durante una de sus alcaldías bogotanas, en Engativá, por mano de su secretaria de Salud, Beatriz Londoño (doña concha puta de su puta madre, mamona empecinada de la teta pública de la que sigue agarrada), mató a 400 perros. Un estaliniano de pura cepa, un hombre malo, malo de verdad, habría matado mil."

Anónimo dijo...

I'm now not certain where you're getting your information, however
great topic. I needs to spend some time learning much more or
figuring out more. Thank you for excellent info I was in search of this information for my mission.


My site ... cellulite treatment reviews

Christel dijo...

Awesome!