martes, 31 de agosto de 2010

Plegaria delirante





La casualidad de un libro recién premiado permite una mirada entre desoladora y risueña de ese pergamino ocre de ríos de tierra y deslumbramientos marcados por minas blancas: el desierto de Atacama. El arte de la resurrección, la novela de Hernán Rivera Letelier sobre un predicador desastrado, con la mollera seca y aires de redentor, sería una lectura perfecta para los 33 hombres atrapados en la mina San José. El Cristo de Elqui, nombre del predicador quijotesco, podría hacer las veces de cuentero del desierto y director de plegarias.
Lo primero interesante para soltar entre las linternas de la mina será una frase que han repetido los supersticiosos del sur de Chile: “Por algo se dice que el norte es el lado del diablo”. Los espejismos, los remolinos de arena, el silencio de penitencia que ronda el desierto han marcado la vida en esas pampas como un castigo. El cura de uno de los campamentos de las salitreras que retrata la novela maldice su suerte con piso de tierra: “La soledad de náufrago, el silencio de muerte y el calor de perros de este purgatorio de mierda”. Ya los mineros le han dicho al Presidente que los saque de ese infierno. Así que creo que asimilarán ese primer golpe emocional sin la ayuda de los psicólogos y los expertos de la NASA.
Se dice también que algunos de los mineros están deprimidos en el refugio. Frente a esta realidad el Cristo de Elqui puede alentarlos hablando de sus cerebros bien predispuestos para la locura. Según el mito de las salitreras muchos de los pobladores llegaron desde el sur en la década de 1930 en lo que se llamó “el famoso enganche de enfermos mentales”. Así que los recién tocados llegaban a los campamentos disimulando las rayas de su yacimiento entre las sienes, respondiendo con monosílabos y mostrando las manos aptas para reventar piedras. La locura no es novedad en esos socavones.
Pero también hay que darles respiro a los pobres hombres dentro de esa mina acostumbrada a llorar, según sus propias palabras de poetas de la oscuridad. El Cristo de Elqui deberá pararse sobre el techo de una de las camionetas del refugio y predicar despacio para no gastar el aire: “Qué sacrificada esta gente de la pampa, Padre Santo. El único símil posible es el pueblo escogido de Jehová vagando cuarenta años por el desierto. Y ni eso. Por que a ellos les llovía benévolamente el maná del cielo. Aquí, de llover alguna vez, hermanito, llovería fuego y piedras ardiendo.”
Cuando lleguen las urgencias de hombres a esos 33 mineros y apóstoles del Cristo de Elqui, porque hasta en el fondo de un cuerno de la abundancia aparecen esos apetitos siempre a flor de piel, Cristo Loco les recordará las putas santas que vivían en los campamentos y lograban repartir sus tiempos entre una población masculina que cuadruplicaba a las mujeres. Putas que fiaban sus servicios en los tiempos de huelgas y holgaban en los tiempos de pago.
Para el día de la salida del socavón, no se puede decir para el momento en que vean la luz porque saldrán vendados como si los acabaran de librar del patíbulo, el Cristo pampeño los deberá preparar con la mención de una hermosa casualidad. Están cerca de cumplir cinco meses bajo “un mar de piedras”, según las palabras de otro de los poetas encerrado, a setecientos metros de profundidad, con el horizonte perdido. Entonces la voz del predicador dirá para alentar los aplausos: “A la hora alucinante de la siesta el sol es una piedra ardiendo en la mitad del cielo, en el aire no sopla una hebra de viento y la atmósfera resulta tan pura que se puede ver a más de setenta kilómetros a la redonda”. Amén.

18 comentarios:

Pascual Gaviria dijo...

Muy buena de Betto sobre el fallo de la Corte Constitucional sobre las corridas.

Corte fino

Pego dos comentarios que quedaron mya al final de la entrada anterior.

Salió el sentido del fallo de la Corte sobre corridas y demás. Me parece que hay un punto donde la Corte intenta quedar bien con todo el mundo, acomodar su fallo a los bandos, dictar sentencia mirando a las barras. Un comentario sobre uno de los puntos del fallo:

En resumen la Corte dice algo así. Se permite el maltrato a los animales en estos casos porque los rituales o los encierros donde se celebra hacen parte de una identidad cultural que es necesario reconocer. No proteger, porque la Corte aspira a que los miembros de la sociedad que todavía gustan de esos barbarismos los abandonan paulatinamente.
Sin embargo, la Corte pone una extraña condición: que solo se realicen en los lugares donde han sido tradición, donde hacen parte de la identidad popular. La gran pregunta es cómo se pueden escoger esos lugares. El ejemplo que se me ocurre como pregunta a los magistrados es sencillo: a la gente de Apartadó y Necoclí que vive en la Iguaná (una quebrada al occidente de Medellín) le da por montar peleas de gallos los sábados en la noche en una gallera improvisada. Puede decir la Corte que una gallera cerca de la calle Colombia en Medellín no es parte de la identidad de la ciudad y que por tanto deberán prohibirse. parece ridículo.

Otra cosa:

La publicidad se entiende como promoción de actividades. Podrá Tres esquinas poner una tarima en las fiestas del 20 de enero en Sincelejo. Podrá el municipio promocionar la fiesta en corraleja en su página Web.

Graves dijo...

Todo se vale, pero que haya salido un texto de Eduardo Escobar, sobre Uribe en Universo Centro, lo deja a uno en estado de indefension. Que cagada.
Mejor dicho apague y vamonos.
Consigan desde ya Sombra en la Macarena para la proxima feria.

Pascual Gaviria dijo...

Graves, por qué te parece tan grave que Eduardo E. haya despedido a Uribe en UC. No somos ni un papelucho político ni hay ánimos recalcitrantes. Eso si lo decís por el Uribismo desganado de escobar.

Mauro Vélez dijo...

Estoy de acuerdo con Graves. Eduardito mas parece un cura nadaista, que un poeta con su maestro. Tomo a Uribe como una defensa paisa contra la corrupcion bogotana, y se volvio mas godo de los que era, y como decia un taxista esta tarde, ese tipo es mas peligroso que todas las bandas juntas de la comuna trece.
Otro cura nadaista, es Jaime Jaramillo Escobar, ex X-504. Insoportable en ese video que le hizo Fernando Mora.
Debe de cuidarse Universo Centro de abusar de su centrismo, porque asi se le safa el nirvana a cualquiera que se las de buen critico, aunque hagan lo que les venga en gana, pero cuidado con el poder de esos curas nadaistas. Ya perdieron al mejor de estos ultimos años Jaime Espinel. Ojo con ese Pluralismo de destape.

Pascual Gaviria dijo...

Me extraña lo de Graves y Mauro, parece que para ellos las opiniones contrarias son veneno, sufren de una especie de intoxicación cuando ven un contradictor. Por que no se ponen una cita y se echan china un rato.

Juka (version2.0) dijo...

Mauro Velez. Graves me pueden Explicar que es eso de Universo Centro???

Universo Centro que imaginacion el que se le ocurrio ese nombre...

Juka (version2.0) dijo...

Come le parece pascual hablando de intoxicado cuando ven un contardictor....no me hagan esa..


Guillermo Montoya Callejas ojala te mejores

Pascual Gaviria dijo...

Juka, vos sos un cotradictor y me alegra mucho tu visita por estos lares. El hecho de que las respuestas sean de frente y con algo de macana y camaradería no significa que yo sea alérgico a las opiniones contrarias.

Yo te cuento que es universo centro. Un periódico nacido de una iniciativa en el Parque del Periodista, hecho por amigos comunes de un grupo de gomosos que le hemos metido hombro al asunto. Intentamos que haya siempre una mirada a algo del centro de la ciudad pero hablamos de política un poco, más desde la sátira y la caricatura, publicamos algo de literatura, algo de arte, tenemos unas secciones fijas sobre historia de Medellín, una crónica de temas marihuanos, esculcamos periódicos viejos, recibimos híbridos entre ciencia y literatura, acojemos poetas furiosos, entrevistamos vagabundos, retratamos personajes de calle... E intentamos que tenga más cara de revista que de periódico.

Sale cada mes y van 15 números. Si me das una dirección te mando unos.

Juan Carlos dijo...

...Volviendo a Rivera Letelier: de acuerdo con sus historias de pampa y salitre, otra cosa que les queda por hacer a los 33 mineros es entretenerse con una pelotica. En la novela "El fantasista", el escritor chileno (con segundo apellido de gloria futbolera de los 80´s) muestra hasta qué punto llega la pasión por el balompié en la tierra del salitre: toda factoría tiene su equipo y su masacre histórica de obreros. Bueno, pues a estos mineros de hoy se les facilita la cosa: 33 da para 3 equipos exactos. Que se jueguen un triangular a 16 vueltas de aquí a diciembre. Qué mejor terapia.

Pascual Gaviria dijo...

El triungular que propone Juan Carlos tiene una figura consagrada: Franklin Lobos, conductor de la mina San José que en sus años mozos jugó La Serena, Santiago Wanders, Regional Atacama y Cobresal, con el que fue campeón en 1983. También vistió La Roja en algunas ocasiones y era apodado el Mortero Mágico. Era medio campista, así que uno de los tres equipos ya encontró su conductor.

Juan Carlos dijo...

Y si entre los atrapados hay indios mapuches, el campeonato salitrero subirá en calidad. De acuerdo con un cuento del argentino Osvaldo Soriano, el Mundial de 1944 se jugó en las pampas del sur del continente, entre empleados ferroviarios, mineros, ingenieros y otras comunidades del fin del mundo. Claro, el balón era remendado, las canchas eran peladeros y Coca-Cola no era el sponsor. Pero había árbitros, y mucha magia entre los jugadores: los mapuches alzaron la copa cuando le ganaron a unos obreros alemanes con un gol empujado gracias a los poderes del mito.

Guarranguara dijo...

Mas importante que el 2012 es esta hazaña de los 33 mineros, su vida y su rescate. A 700 metros de profundidad es demasiado.

Tita Mesa dijo...

Y Sabater, el exfilosofo joven que prometia mucho, se ha vuelto visigodo, si muy bobo en sus respuestas, en su estadia en Colombia; acaso creee que estamos en una monarquia como España y ese es el comportamiento?
Se ha quedado España sin filosofos, solo en el deporte se destacan ahora: futbool, basquetbool, ciclismo, tennis.

Raúl G. dijo...

Medellin septiembre 5 del 2010
Señor Sabater
Señotes directores de festival de poesia.
Señores directores de la Feria del libro.

Les presentamos la lista definitiva de los 10 grandes poetas de Antioquia:

Jaime Jaramillo Escobar
Carlos Bedoya
Gabriel Jaime Franco
Elkin Restrepo
Juan Manuel Roca
Carlos Vasquez Tamayo
Gabriel Jaime Caro (Gajaka)
Rogelio Echavarria
Lucia Estrada
Pedro Arturo Estrada

Pascual Gaviria dijo...

En Chile lo llaman poema. Ahí está el texto de Víctor Zamora, uno de los mineros atrapados en la mima San José. Fue escrito antes de tener contacto con el campamento esperanza:

"Arriba ese ánimo compañero, tenemos que organizarnos primero




Júntense todos, tenemos que rezar

pidiendo a Dios que el sondaje llegue a tiempo de reventar

Pasan tres semanas y no deja de sonar

Uno pasa de largo, otro hasta la mitad

Escúcheme Dios mío, no puedo más

Lo único que pensé en ese momento…

decirles a mi esposa e hijos que lo lamento

Ellos, con ansias, esperándome en esa puerta llegar

Aquí adentro, me puse a llorar

Pasaron unos días sin saber de nada

Sale un sondaje en la madrugada

Ya lo otro ustedes lo saben amigos míos…
"

Pascual Gaviria dijo...

Parece que la mayoría de los mineros tenía más de una veta:
"Confidenciales
Gajes del oficio
El prestigioso diario londinense The Sunday Telegraph acaba de agregarle un elemento cultural a la tragedia de los mineros en Chile. Como el gobierno destinó una plata mensual para los dependientes de quienes están atrapados en la mina, se ha registrado con sorpresa que en casi la mitad de los casos no solo llegan las esposas, sino las amantes, muchas de ellas con hijos. Esto ha dado lugar a explosiones de llanto de las legítimas y a encontrones a carterazos entre esposas y sucursales, de cuya existencia no tenían conocimiento. El diario afirma que por el cheque de uno de los mineros aparecieron cuatro mujeres diferentes."

Juan Carlos dijo...

No ha de tardar mucho la novela sobre los 33 mineros atrapados, pues todos los elementos están servidos: exfutbolistas, poetas de ocasión, tragedias psicóticas, riñas entre esposas y putas. El mismo Hernán Rivera Letelier puede encargarse del asunto, pues lo suyo es documentarse sobre diversos hitos de la historia de la zona para luego novelarlos. Es lo que se ve en la reciente "El arte de la resurrección" y en otra novela de principios de siglo, "Santa María de las Flores Negras" (2002), basada en la masacre de miles de obreros perpetrada en Iquique el 21 de diciembre de 1907 (episodio al que dedicó Quilapayún una famosa cantata popular). Sólo queda especular sobre el título. Entiendo que "Los 33" ya está ocupado con un tango, y "El hombre bajo la tierra" ya lo usó el prolífico escritor bogotano José Antonio Osorio Lizarazo. Pero, claro, quizá se trate de una etiqueta más pícara.

LaMoneca dijo...

Desde el infierno se alzan las plegarias a Dios. Dios no los va a sacar de allá... pobres... y con mi vestido rojo (es que me encantó ese insultito), quisiera ver un grupo de políticos allá metidos. Ya estarían pisando tierra santa, desenterrados por los mismos peones que hoy se encuentran dentro y agradeciéndole al Divino las gracias milagrosas como my expresident.

Universo Centro... de las únicas publicaciones actuales que tiene mi respeto... es lo máximo encontrarse uno por ahí una edición. Es un sancocho temático que se devora con sal, azúcar, picante y un toque de sucaryl.