martes, 9 de septiembre de 2014

Noticia de Providencia





A simple vista Providencia es una roca tranquila habitada por cuatro mil quinientos hombres y mujeres con más patria en el mar que en la tierra. Como todo pequeño pueblo vive entre chismes cifrados y escándalos de pacotilla. Los turistas, con la careta recién puesta, solo logran ver los colores por debajo de la superficie mientras las señas, las mañas y las vueltas con el arpón pasan desapercibidas. Allá todos tienen la misma sangre y la misma bilis, se pueden abrazar en las tardes y disparar en las noches, se emborrachan con la misma botella y se dan palo con los bastones negros del vudú. Los paquetes de coca, la promesa de un bulto con dólares en la orilla, la brújula millonaria que apunta a las costas de Honduras han hecho que ese sencillo corral de impulsos adolescentes, ese infierno maravilloso, adquiera un aire truculento. Lo que hace décadas fueron historias tribales aptas para un libro de viajeros del siglo XIX, o para las observaciones de un sociólogo principiante, hoy podrían servir para unos capítulos de El Capo caribe.
La isla recibe el ripio de disputas que deja su vecina San Andrés. Allá se esconden los narcos acosados por sus enemigos o llegan de fiesta cuando las discotecas se ponen pesadas en la isla que se pretende hermana mayor, y allá se buscan capitanes con experiencia y marinos jóvenes con ambición de hacer sus primeras rutas por recompensas menores. En Providencia todo es más manejable, más manual, por decir algo: las cuentas se llevan en cuadernos, los 'rinconeros' (pescadores) firman la factura para comprar la gasolina de los barcos cargados, los viejos saben la ruta de las lanchas de ida y de los paquetes de regreso cuando aparece la Armada y hay que tirarlos al mar, los buzos salen con una red para las langostas y una caleta para el “coso” (un paquete de un kilo) que pueda aparecer en el camino. En Providencia el narcotráfico no tiene el ritmo frenético que muestran las películas, es solo un sopor que abarca a toda la isla, una esperanza que llama a la paciencia y a la intriga, a la traición y a la aventura.
Pero en Providencia no hay lugar para los capos. Los viejos que se enguacaron hace años limpiaron sus dólares con un lote o una farmacia, otros salieron para Nicaragua, Jamaica o Bahamas cuando la cosa se puso fea, y los aparecidos desde San Andrés, Antioquia o la Costa Atlántica saben que tienen una escala para tanquear y una lista de capitanes pero no un reino. Los códigos de honor de Providencia, la conciencia de dueños de los raizales hace muy difícil el control. De modo que los pelaos no comen cuento y llevan su arma al cinto para no dejarse someter de ningún recién llegado en una Fortuner. Y cambian sus balas como si fueran láminas repetidas y disparan al aire como quien quema una papeleta. En ocasiones basta mostrar las pretinas relucientes para que la disputa quede en tablas. Mientras tanto los policías juegan el más triste de los papeles. Desembarcan en medio del recelo general, confunden los saludos con los insultos y se dedican a retener motos por la revisión técnico-mecánica y a perseguir a quienes queman hierba en las playas.
Hace unos meses fue encontrado muerto un joven en uno de los bosques de la isla. Tenía señales de tortura y todo indica que se trató de un torcido con una lancha que salió desde unos manglares en la noche. Eso nunca había pasado. La inocencia armada puede estar corriendo riesgos en Providencia.




4 comentarios:

edgar dijo...

Y quienes son los capos y las bacrim de allá???

De-Mente dijo...

Buenas letras, muestran una realidad rampante de nuestra amada Colombia.

Ingrid Stingray dijo...

http://www.redprodepaz.org.co/noticias-red/1-general-/178-carta-a-pascual-gaviria-sobre-noticia-de-providencia

Gissela Livingston dijo...

Que lástima que en Colombia, en vez de investigar más a fondo las culturas étnicas y poblaciones que han sido abandonadas por el Gobierno, para culturizarse y conocer las raices del país, se coloquen a hablar de un lugar que ni conocen, como lo es el Archipiélago. Personas sin oficio, que para obtener un poco más de fama se aprovechan de la ignorancia del pueblo colombiano con respecto a situaciones ajenas y lejanas a sus intereses, para mostrar mentiras o verdades incompletas y maquilladas, mientras que lastiman a grupos raizales que no son más que víctimas de la colonización de Colombia y de toda la invasión a la cultura isleña. Señor, muy respetuosamente le digo que debería ir a vivir, al menos por un tiempo, en la tierra a la que usted llama de narcotráfico y delincuencia para comprobar si es cierto todo lo que afirmó en su artículo.
Me entristece que en el interior de Colombia, solo se dirijan al Archipiélago para buscar lo malo, que ustedes mismos han sembrado, porque era el lugar más pacífico de este país, hasta que nos invadieron con su cultura modernista y criminal; y no lo digo para ofender a nadie, simplemente, para crear conciencia (si es que aún le queda un poco) en su ser, de que ha ofendido a un pueblo, que aunque pequeño, ha sufrido por culpa del abandono de un país que sólo nos menciona porque les damos glorias (mejor playa de sur América, mar de los 7 colores, sitio de mayor turismo en Colombia y muchos lugares en el mundo...) y no suplen las necesidades que se tienen.
QUE LÁSTIMA.