jueves, 6 de septiembre de 2007

Candidato en escena


El nerviosismo de las campañas electorales, su teatro frío y cómico, suele convertir a los candidatos en figurines temblorosos: levantan las manos, ríen, ensayan su mirada inocente frente al inocente espejo, amplían las mangas de la camisa copiando el gesto de los ilusionistas y vocalizan. Porque hablar, lo que se dice hablar, poco, muy poco. Pero lo peor es cuando los candidatos no logran disimular sus colmillos debajo de la sonrisa del guasón.
Para el martes que pasó estaba programado en la Universidad Nacional un foro con los candidatos a la alcaldía de Medellín. La Universidad definió los temas, preparó un banco de preguntas y me invitó a participar como interrogador, para que usemos las palabras justas de una vez, porque a un político en campaña hay que preguntarle desde la desconfianza, no desde la complacencia. Mi papel entonces era el de dar sugerencias puntuales sobre algunas preguntas, formularlas según mi estilo, sin traicionar el interrogante planteado de antemano, e intentar una contrapregunta que obligara a los candidatos a salir del libreto de sus volantes de campaña. Un minuto antes de comenzar se me informó que había dos candidatos molestos con mi presencia y que incluso uno de ellos había planteado la posibilidad de retirarse antes que tener que responder mis preguntas o mirar mis ojos de basilisco. Se decidió con la desidia de Salomón, y mesa, membrete y vaso de agua fueron sacados según la voluntad del interrogado. Pase sin afanes a la tras escena y goce de mi vaso de agua sin pagar por él con el sudor frío que implica todo careo.
Pero no dejo de encontrarle inconvenientes a la pataleta de Luis Pérez Gutiérrez, a sus necesidades de hacer una campaña que no tenga más que demagogia por escrito y con notario, grandilocuencia sin derecho a réplica y alardes de ciencia ficción metropolitana sin que se pueda dudar de la verdad de tanta belleza. Luis XIV decía en sus instrucciones a Dauphin: “Los príncipes, en todos los Consejos, deben tener como primer objetivo examinar lo que puede darles o arrebatarles el aplauso del público”. Los políticos tienden a pensar como los príncipes, tienen necesidades similares, pero han perdido poderes y aura de intocables, y es deber de la prensa, de las universidades, de la sociedad en general intentar apartarlos de la argucia oratoria, cercarlos, imponer las condiciones del comprador desconfiado. El elector debe usar siempre el monóculo del joyero. Y el candidato debe saber que su posición le exige aceptar las condiciones de quien examina la garantía, no imponerlas. Si el político no responde cuando está sometido a la humildad que impone el peregrinaje electoral, que se puede esperar de sus razones y sus argumentos al momento de empuñar el cetro: evasivas, manipulaciones, rabietas palaciegas.
Luis Pérez Gutiérrez argumentó que algunas de mis columnas anteriores contenían insultos contra dos candidatos y que mi posición política era evidente a favor de uno de los 7 en carrera. Debo decirle que mis columnas referidas a él y a otro aspirante han sido para cuestionar sus actuaciones como alcaldes de Medellín. Resulta que los candidatos a reincidir no deben responder sólo por sus propuestas sino por sus ejecutorias pasadas. Pérez tiene serios cuestionamientos que llegan hasta las sanciones en firme de la Procuraduría General, y si mencionar sus sombras es suficiente para imponer el veto y el silencio rabioso, pues tendrá que dedicarse a hablar con sus copartidarios o a preguntarse y responderse en la postura del pensador, como hacen algunos megalómanos.
El candidato habló también del equilibrio y la imparcialidad. Pero es imposible que quien escribe columnas de opinión hable desde el fiel de la balanza, opinar implica tomar partido y los políticos deben responder sobre todo a sus opositores. Los imparciales en política son los apolíticos y esos no preguntan, miran hacia otro lado, ríen despreocupados y firman planillas que los políticos ponen en sus manos.
La verdad a mí tampoco me gustó encontrarme con Luis Pérez Gutiérrez y su séquito de grito y taconeo, pero la democracia impone sacrificios, dudas que es mejor resolver desde el teatro electoral. Lástima que uno de los actores protagónicos haya hecho una escena de melodrama cuando le correspondía un diálogo de improvisación. Y lástima que la Universidad haya dejado un tachón de última hora en el libreto.

22 comentarios:

Esteban Carlos Mejía dijo...

Excelente comentario. Pedirle imparcialidad a un columnista es como pedirle virginidad a una parturienta.
No te dejés amilanar.
Esteban Carlos Mejía

mia dijo...

DE LAS MEJORES COLUMNAS QUE HE LEÍDO, ESCRITAS POR VOS, ESTA. PASCUAL, SEGUÍ ASÍ. SEGUÍ DEFENDIENDO TUS IDEALES, GUSTELE A QUIEN LE GUSTE. LAS COLUMNAS QUE HAS ESCRITO SOBRE LOS CANDIDATOS NO ME HAN PARECIDO INSULTANTES, PERO CLARO LA VERDAD DUELE, PERO POR MÁS QUE DUELA SE DEBE MOSTRAR LA CRUDA REALIDAD , SINO VOLVERÍAMOS A TENER UNA ALCALDÍA SIN CIUDAD, Y UNA CIUDAD SIN ALCALDE.HAYQUE SER SINCEROS.

ATENTAMENTE:
MIA CHIQUITA.

Jara dijo...

Era de esperar que alguien como Luis Pérez solo tenga argumentos para entregarselos a la masa bruta, a personas que desafortunadamente deben pensar con el estomago (vacío). Pero me indigna aún más, la respuesta de una universidad, que no solo por ser pública, sino por ser universidad, ceda ante este tipo de chantajes. Me indigna empezar a pensar que intereses podrán estar moviendose en ese centro de eduación.

andrew dijo...

Pascual, fenomenal. Tu sarcasmo es tan fino, como el de una novela de Lewis. Es impensable que un centro universitario, ceda, ante las presiones de un personaje oscuro como este. Pero una frase sabia: cuando tu enemigo se esté equivocando, no lo interrumpas. Ya es de dominio general, la diarrea verbal de las propuestas de este personaje y por su boca, morirá el pez. FELICITACIONES POR TU ENTEREZA. ESTO, YA ES DE CONOCIMIENTO NACIONAL. LA W.

Carolina dijo...

"Todo pueblo tiene el gobernante q se merece" Eso dicen por ahí y yo no creo q Medellín merezca a algunos de estos candidatos... O más bien, ellos no nos merecen a nosotros... Puro juego de palabras para afirmar que sería injusto q se repita el error por mero reconocimiento callejero.
Los de mi generación, los q crecimos esperando la pelicula de "Arriba mi barrio" o deseando el sábado para "Muchachos a lo bien", creo q tenemos otra clase de recordación con otro candidato..
Y se hace necesario no quedarse callado, hacerse sentir y por tanto, acudir a las urnas. No podemos ser como algunos padres q premian a sus hijos cuando pierden el año, ni hacernos los sordos ante el estruendo del pasado.. Esa no puede ser nuestra realidad!!
El problema para esos candidatos q no se enfrentan a la oposición, es q tal vez solo ven al vocero... Por q yo creo q como vos, (como jartos de la "maricada" de Lupe y de la "doble moral" de Naranjo) muchos pensamos igual!
Gracias!!

Sergio Alejandro Henao dijo...

ey... vos rabo de ají, y ese man rabo de paja, es evidente, el aji pica como la candela. La alcaldesa si esta tan seguro de sus ideas y de su inocencia (presunta) debe por ende tener argumentos para enfrentar o contrarrestar los comentaros de la oposición.
Con esa canallada, esa cobardía, queda claro: el pecado es cobarde.

jimena dijo...

Excelente columna! No se sabe quién quedó más mal, si el personajillo o la UN.
Hablando del debate, para mi el culmen del espectáculo burlesco, aunque es dificil escoger entre tantas barrabasadas políticas populistas del personajillo, fue el ambicioso proyecto sobre "Cultura de la legalidad"...definitivamente...too much!!

Juan Carlos dijo...

Cordial saludo, indignado con lo que dice tu columna; que la nacional, mi universidad, que el lugar donde el derecho a la libre expresión en cualquier campo viene con la matrícula, calle a un periodista por solicitud de un político!!! es increible. recuerdo cuándo un grupo de sinverguenzas hicieron un paro porque había un conflicto en un país que no se ni como se escribe y cuándo el conflicto terminó resolvieron seguir el paro buscando que en la cafetería le bajaran 50 pesos al buñuelo y la gaseosa (no es mentira). Cuando las clases se pararon por motivo gaseosa y buñuelo y NADIE dijo nada, ahora resulta que la universidad si es capaz de combatir las personas que como vos buscan la verdad y el beneficio de la comunidad.

Si así se van a resolver los conflictos ante la posibilidad de tener al señor Perez de Alcalde, Dios nos ampare de tener un conciliador a los Chavez, por ahora a hacerle fuerza a Alonso

juanmosquera dijo...

¿De qué color es el viento? preguntaba el ciego.

Si es cierto aquello que dicen que uno se mide por el tamaño de sus enemigos entonces (corea la hinchada en el estadio) Sos Grande. Porque por algo es que teme aquel que tiene rabodepaja cuando siente cerca un rabodeají.

La Universidad debió haber dicho algo, Canal U (que lo estabas representando) debió decir algo, los demás candidatos debieron decir algo. El silencio en nuestro país es el peor cáncer que carcome gargantas que luego sólo callan.

Gracias por tomarte el vaso de agua, mirando desde la parte de atrás, y después decirlo.

Mei! dijo...

Luis Pérez demuestra que las palabras de su cantidatura son un guión finamente escrito que no permite desviación.

Este personaje no merece ser el alcalde de Medellín.

Saludos Pascual y continúa con trabajo!

JuanDavidVelez dijo...

"... y su séquito de grito y taconeo."

Muy charro, porque esos manes de verdad andan de sequito.

Pero de verdad el man taconea ?

Excelente columna, muchas gracias

Nicolás dijo...

Pascual, ese miedo a la palabra que expresa Luis Pérez Gutiérrez deja ver la situación real del candidato, por encima de las manipuladas encuestas de siempre. El temor a tener que responder, por sandeces del tipo "Segundos Pisos Viales" o demás opraciones turbias, mediocres e ineficientes, por las que se deben estar frotando las manos los rapiñeros empresarios que le organizan homenajes en clubes privados, dejan ver un nerviosismo poco usual en alguien tan poderoso.
Tu columna despierta la más sincera admiración entre muchas personas, y te has ido convirtiendo en una de las plumas más importantes de éste país. Felicitaciones desde la Piscina Vacía.

Ana María dijo...

La indignación que debemos sentir por el comportamiento del candidato Luis Perez no debe ser ni mucho menos comparada con la indignación por el comportamiento de la Nacional, la cual considero no se comportó como una verdadera universidad.

Pero realmente no se si para los organizadores del evento quedaba alguna opción, y a pesar de la eliminación de las preguntas de Pascual, las cuales estoy segura del interés que debían tener, era importante oir al candidato y su discurso, seguramente sin fondo.

Adicionalmente, y acudiendo al término usado por Jimena, el personajillo cada vez deja más que desear y nos muestra que no está preparado para gobernar a Medellín.

Les recomiendo la lectura del artículo ¿Quién Ganará? publicado por la revista semana, en el cual formulan las mismas preguntas a Alonso Salazar y Luis Perez. Ustedes podrán juzgar las respuestas de ambos candidatos.

Link del artículo: http://www.semana.com/wf_InfoArticulo.aspx?IdArt=105727

Camilo Jiménez dijo...

¿En la universidad? ¿En la universidad más grande del país, y se supone la más liberal, dejan que imponga su voluntad y su espurio poder de voto un candidato? ¿Además de eso un candidato ex alcalde en entredicho? No entiendo, me estás hablando en chino. Mentiras, quizá ni en China pase algo así.
La universidad debió levantar todo el toldo y no mandarte sólo a vos a tomar agua a la parte trasera del escenario.
Y qué bueno que abriste blog, Pascual, no tenía idea. Cuenta con mi visita frecuente por acá. Saludos.

Camilo Jiménez dijo...

¡Opa, en el comentario anterior, donde dice "voto" debe decir "veto". Puta errata.

Claudia dijo...

Pascual, de lujo, genial, tus palabras son tan exactas y componen frases tan contundentes que me llenan de ilusión, ilusión en el sentido de maravillarme frente a la inteligencia, la franqueza y la capacidad de elocuencia en un país donde el silencio casi siempre es el mejor compañero.
Gracias,
Claus

Sergio Alejandro Henao dijo...

pascual, cual es tu correo. ponelo al final o en alguna parte de tu perfil para no tener que reproducir estas columnas tan largas. Lo copio completo ya que el link fue imosible copiarlo, no se como sacarlos de terra, no se dejan. La columna es muy a proposito.

Esta vida y la otra

El candidato a la Alcaldía de Medellín, Luis Pérez, ha causado polémica por sus propuestas con las que busca conseguir más votantes.

En tiempos de campaña los candidatos recurren a toda su creatividad para hacer propuestas que atrapen electores. Aunque no es el único, el candidato independiente a la Alcaldía de Medellín, Luis Pérez, ha ocupado los titulares por propuestas ambiciosas y atractivas que tienen un tufo a demagogia.

Más allá de si es viable o no, la idea de Luis Pérez de construir un segundo piso de malla vial en Medellín “para que los ricos vayan por arriba pagando peaje; y los pobres por abajo saludando y dando limosna”, ha generado todo tipo de burlas. Pero, si esta propuesta se suma a otras suyas como garantizarle a Medellín los servicios públicos más baratos del país y darle un computador a cada hogar, el chiste se convierte en un debate sobre qué tanto de demagogia tienen sus propuestas y qué tanto de realismo.

Es poco probable que un político con la trayectoria de Pérez desconozca la diferencia entre lo que se puede hacer en una ciudad y lo que no. “Él sabe que las elecciones se ganan con lo que se le ofrece a la gente. Pico y placa no es popular, por eso no lo propone. Trabaja sobre propuestas que le gusten a la mayoría”, le dijo a Votebien.com Alex Reina, analista político del IPC de Medellín. Si se analizan bien, sus ofertas están apuntadas a los estratos 1 y 2, donde es más fuerte. Su campaña ha sido tan exitosa, que si las elecciones fueran hoy, él sería el próximo Alcalde de Medellín.

Antes de inscribirse como candidato, Pérez ya tenía toda una lista de promesas para cumplir en caso de salir elegido. Con ellas recogió firmas y firmó lo que llamó “pagarés sociales”. En cada barrio al que iba a recoger firmas firmaba un pagaré notariado que le entregaba a las comunidades y que les servirá de base a los ciudadanos para pedir la revocatoria de su mandato si no cumple.

Ninguna de las dos cosas serán fáciles. Ni revocarle el mandato (el proceso que establece la Constitución es tan engorroso, que en estos 16 años no se ha podido tumbar a ningún mandatario por esta vía), ni que Pérez cumpla todo lo que prometió. “Lo que hizo con los pagarés sociales fue comprometer el recurso publico sin haber hecho un plan de desarrollo”, dijo Reina.

El problema de fondo es de plata. Encontrar el financiamiento para algunas de sus propuestas no será fácil. Por ejemplo, el candidato prometió construir tres nuevos metrocables. El segundo metrocable, que contrató el alcalde Fajardo, costó 50 millones de dólares, de los que el municipio aportó el 70 por ciento. ¿De dónde sacará 105 millones de dólares adicionales, si no ha aclarado su posición frente al cobro de nuevos impuestos?.

Darle un computador a cada hogar de Medellín va en esa misma línea. En su plan de gobierno, el candidato explica que “Medellín y Antioquia deben tener un millón de computadores a bajo precio”. El candidato no ha aclarado dónde y a qué precios conseguiría estos computadores. Pero, si cada computador termina costando 100 dólares -como los que ofrece la ONG One Laptop Per Child-, el municipio tendría que desembolsar cien millones de dólares.

También prometió internet gratis para toda Medellín. Lo que propone es, en sus palabras, “internet para pobres”, de una velocidad inferior a una mega. “Los que quieran ir más rápido, tendrán que pagar”, ha dicho. Montar una red inalámbrica en toda la ciudad sería lo menos complicado, ciudades como Bucaramanga ya la tienen, aunque los usuarios tienen que pagar el servicio. Si no lo cobra, la Empresa de Telecomunicaciones tendría que asumir el costo.

Lo mismo pasa si logra bajar la tarifa de los servicios públicos. “Antioquia produce cerca del 40 por ciento de la energía eléctrica colombiana, por justicia, EPM tiene que ofrecer las tarifas más baratas del país”, explica en su programa de gobierno. La propuesta suena bien, pero no son los alcaldes los que fijan las tarifas. Éstas son sometidas a la modalidad de libertad regulada. Es obligación de las empresas prestadoras del servicio que al momento de establecer los precios se sometan a los valores que establece la Comisión de Regulación de Energía y Gas del Ministerio de Minas. Si estas empresas no lo hacen, pueden enfrentar sanciones. En su administración anterior, Pérez congeló las tarifas y las EPM fueron multadas por la Superintendencia de Servicios Públicos. Tendrían que pagar 477 millones de pesos. La decisión está en proceso de apelación ante el Consejo de Estado.

Reducir las utilidades de las empresas prestadoras de servicios, a juicio de los contradictores de medidas como ésta, no favorece a las clases más necesitadas. Primero, porque son las que consumen menos servicios públicos. Y segundo, porque en Medellín las EPM aportan el 27 por ciento del presupuesto anual de la ciudad con base en sus utilidades. Si sus ganancias se reducen, la ciudad recibirá menos dinero para ejecutar planes sociales y, por qué no, financiar planes costosos como los tres metrocables. Es un arma de doble filo.

Pérez también prometió dos mil nuevos policías para la ciudad, “cofinanciados por el municipio para imponer orden social y desintegrar la bandas que quedan”. Lo que no ha dicho es si ya tiene el guiño del gobierno nacional, quien es el que tiene la última palabra a la hora de aumentar o reducir el contingente. Puede lograrlo si, en caso de ser elegido, presiona para que así sea. Pero por el momento es apenas una promesa de campaña.

Votebien.com trató de hablar con Pérez para que defendiera sus propuestas, pero a pesar de la solicitud hecha a los representantes de su campaña, el candidato no aceptó hablar.

Este ambicioso plan de gobierno evoca su administración anterior, cuando ejecutó unas obras tan importantes como el primer Metrocable y otras que demandaron gran cantidad de recursos y que, a juicio de algunos ciudadanos, no fueron importantes para la ciudad. Cuando se posesionó su sucesor, Sergio Fajardo, algunas obras que Pérez dejó inconclusas fueron revisadas y descartadas. Hubo entre 15 y 20 obras que estaban contratadas y demandaban recursos adicionales por unos 30 mil millones de pesos fueron terminadas, como el Centro Internacional de Convenciones, la doble calzada a Las Palmas y la Plaza Cisneros.

Por eso los electores tienen que saber diferenciar entre la demagogia y lo que realmente puede hacer un gobernante. Obviamente Luis Pérez no es el único que hace propuestas ambiciosas y llamativas que solo el tiempo demostrará si se harán o no. Pero no se puede tragar entero.

09/14/2007 VOTEBIEN.COM

Sergio Alejandro Henao dijo...

el articulo es de la revista semana, no se si sea solo en la edicion digital, cito la fuente de una manera insuficiene. la intencion, digamos a este proposito, es la que vale.

Jenny Giraldo dijo...

Lamentable que Luis Pérez regrese, lamentable que la universidad pública, con toda la libertad que pregona, censure la discusión en el escenario público. El mayor valor de lo que acabo de leer es que hablés en primera persona, que te haya pasado a vos, y que salís representando a periodistas, analistas y críticos que cierran sus artículos diciendo: "Intentamos hablar con el candidato, pero no fue posible". Lo mejor de esta situación es que podamos leer y comentar esta columna. (Tal vez use algunos apartes para un collage de barrabasadas luisperistas que estoy montando, espero no haya problema)

Pascual Gaviria dijo...

Jenny, no hay ningún problema. Biemvenido sea el cortar y pegar.

lina dijo...

Que que despues de todo alguien siga pensando en votar por este covarde y mentiroso.
bravo por tí PASCUAL.

elenano dijo...

Pascual...si te callan a vos, nos callan a todos..ni un paso atras con estos candidatos, alcaldes y ex-caldes clientelistas, demagogos e hipocritas.
pa lante parcero